O Suenio d’o Dragón.- De sicoanalistas, dioses, harens y costuras.

Ir a descargar

Buen dia, si hue ye mierques as 11 d’o maitín, y somos en Radio La Granja, isto ha de ser….O Suenio d’o Dragón.
Dende o vico de San José, en Zaragoza, Ciudat Prisión, sin aturar de soniar dispiertos!!!!
Prencipiamos!!!!
Sleepwalker/ Somnambulo————–The three last lines (3:45)

Mosica de fundo————Mother’s Garden (The Funky sounds of female Africa 1975-1984)/O chardín d’a Mai (sons Funky de l’Africa femenina 1975-1984)

Bueno, ya sabes que si quiers participar u aportar bella cosa a o programa, lo puetz fer d’as siguients trazas:

A primera, clamando a o programa en directo a nueu siet seis trenta y seis uitanta y ueito novanta y quatro; nueu siet seis tres seis ueito ueito nueu quatro

Tamién, ninviando un mensache a o guasap almadeta osdd seis ueito nueu novanta y ueito zero seis vinte y siet; almadeta seis ueito nueu nueu ueito zero seis dos siet.

Y, mesmo, por correu electronico, osueniododragon roba gmail.com, tot chunto y en minusclas; u si lo prefieres, en a pachina d’o mesmo nombre de Radio Patio Facebook.


Bien, pus hue te quereba leyer un texto que he traduciu de:

Cynthia Ozick (Ciudat de Nueva York, 1928)

D’o quaderno de notas d’un refuchiau (1973) (“From a Refugee’s Notebook”)
Orichinalment publicau, como “Freud’s Room,” en a revista
American Journal (8 de mayo de 1973).

Comentario d’o editor: Estes fragmentos, de conchunta con l’anodino titol que los precede, estioron trobaus (en una libreta d’espiral con tapes moradas d’as qualas usaban los estudiants universitarios d’una cheneración anterior, en unatro país) dimpués d’o espiello d’un quarto de loguero desocupau d’a carrera Ciento seis Ueste en a ciudat de Nueva York. La identidat de l’autor, d’orichen europeu u tal vegada sudamericán, sigue sin conoixer-se.

Parte I

La cambra de Freud.

No fa muito que convirtioron la casa vienesa de Freud en un museu, pero son pocas las visitas que recibe. Mesmo ye dificil saber que ye astí: los grans hotels no la mencionan en os tablons de nuncios, dengún la considera parte d’o circuito turistico. Si belún quiere trobar-la, lo solo puesto an preguntar ye en a comisaría de policía.
No he estau allí en persona (nunca piso garra territorio que lapase la bota d’os nazis), pero a ormino he soniau con as fotografías d’as reducidas dependencias an Sigmund Freud redactaba los suyos tractaus, citaba a los suyos pacients y alzaba, en una vitrina, la suya colección d’estatuetas antigas y animals de piedra. I hai una imachen de Freud posau debant d’o suyo escritorio, mirando un manuscrito a traviés d’uns lentes perfectament redondos con montura negra; a la suya espalda ye la vitrina relucient sobre la quala se veye un camello de buena grandaria, tallau en fusta u piedra, y una magnifica urnia griega a un d’os costaus. I hai una paret de libros, un charrón con flors de salz blanco y, en cada repalmar y superficie util, calices, copas, bestietas y cientos d’ixas extranyas deidatz.
Suposo que las restas echipcias ya no se conservan en o museu, de no estar que per bella razón los haigan levau de nuevo pa ocupar lo vuedo d’as cambras d’o refuchiau.
En unatra d’ixas famosas fotografías se da una curiosa chuxtaposición. La imachen ye dividida exactament en dos per lo piet d’una lampa. A la zurda amaneixe la multitut de deidatz de piedra; a la dreita, lo diván en o qual se tumbaban los pacients de Freud entre las sesions de psicoanalisis. En a paret dezaga d’o diván i hai una alfombra persa penchada a modo de tapiz; lo diván propiament dito amaneixe cubierto con poco arte per unatra tosca alfombra que amaga lo cabezal, sobre lo qual i hai un coxín mollo de tierzopelo calau como una boina fundida. Lo centro d’a fotografía l’ocupa lo sillón baixo de tierzopelo an se posaba Freud. Los brazos d’o sillón pareixen gastaus, la chicota estancia da la sensación d’estar rebutida per l’exceso d’obchectos, l’abundancia de marcos que penchan en torpe desorden per tot arreu d’a paret dezaga d’o sillón y d’o diván. En un d’os marcos, protechidas per lo cristal, relucen las illadas d’un galgo. Tot este desorden, pro, se corresponde con a ideya que nos hemos feito d’o abigarramiento victoriano, y un compadeixe a la mesacha que dentraba timidament en o gabinete punyando un perigloso espolsador. Con tot y con ixo, si se mira per segunda vegada, no i hai tal desorden. Tot en a estancia ye necesario, dende lo diván a los dioses. Mesmo lo can arguellau que corre y otula en a paret.
Sobre tot los dioses. Los dioses, ah, los dioses!
No ye la chuxtaposición que suposan. Lo que son pensando ye: estes obchectos de piedra primitivos, aliniaus como chicotz y decidius soldaus d’infantería en mesas y repalmars (perque, no ye sorprendent lo modo en que muitos d’ells tienen un piet abanzau, igual que los hombres que marchoron dimpués en Viena, u ye simplament que lo escultor requiere ixa postura en interés d’o equilibrio, pus d’unatro modo lo suyo dios s’esmicazaría?), estes obchectos de piedra, pus, represientan la veta primitiva y profunda d’a ment que buscaba Freud. La muller u l’hombre d’o diván yeran una interpresa arqueolochica, que capa dimpués de capa caleba excavar y porgar, con a mesma delicadeza que meten los arqueologos con o suyo fino pincel, igual que la moceta que dentra totz los maitins a pasar l’espolsador per lo canto de cadaguna d’as cabezas de piedra con a temor delicada d’un escultor a espullar la materia mesma que lo dios-esprito le ha confiau.
(La parola alemana pa “materia” ye excelent, y arrulla luz sobre l’uso que se le da en anglés: der Stoff. Como en: “la materia d’o universo”. Lo sorprendent d’o termin estriba en a suya cosicidat. Las solemnes deidatz d’o consultorio de Freud son materia, estofa, trozos de penya; enruenas.)
No, la chuxtaposición en a quala soi pensando no ye la mera tanchencia de lo primitivo con lo primitivo. Ye unatra coseta. La proliferación de dioses, en hordas y bandadas, las alfombras con os suyos rombos y los suyos motivos florals, las tufas que penchan languidament, lo mantón con recargaus dibuixos y flocos encara mas largos que cubre la mesa, sobre lo qual un zarpau de dioses desfilan ciegament, as bastidas de fusta fosca bernizada, los charrons curvos u de linias dreitas, los calices de libación ixutos, los pesaus tomos robustos como las piramides… Ye la estancia d’un rei.
L’aliento d’esta cambra repica con os suenios d’un rei que anglucia convertir-se en un dios absoluto como la piedra. Los suenios que s’elevan d’o diván y lo sillón se mesclan y s’entrelazan en l’aire: la pacient cuenta que ha soniau con un gato, lo qual simboliza la severidat d’una mai y, dimpués d’este suenio, a lo doctor l’aguaita lo suyo propio suenio. Los dioses que caminan per lo mantón de largos flocos que cubre la mesa han triau a lo suyo rei.

Us of lesser gods/ Nusatros de dioses menors———-Flogging Molly (3:19)
Respectau lector: si da la impresión de que soi decindo que Sigmund Freud deseyaba estar un dios, no me malinterprete. No soi poeta, y disprecio las metaforas. Soi una persona de mentalidat literal. No tiengo paciencia con las figuras retoricas. La mosica ye un territorio que m’ha estau vetau, y de l’arte no he visto gran coseta. He padeixiu las cruels vicisitutz d’o refuchiau y m’he ganau la vida comerciando con telas. Soi familiarizau con as texturas: puedo distinguir con os uellos zarraus lo rayón d’a seda, la lana virchen d’a sintetica, lo nailon puro d’o qual leva mescla con cotón, lo raso basto d’o fino. M’inclino per completo enta lo tanchible y lo palpable. Conoixco la diferencia entre lo que ye y lo que no ye; entre lo vuedo y lo implo. No tiengo cosa a veyer con a fantesía.
Afirmo que Sigmund Freud deseyaba estar un dios.
Uns pocos hombres a lo largo d’a historia l’han deseyau y, de no estar per la suya naturaleza mortal, l’habrían aconseguiu. Beluns per medio d’a tiranía: los faraons, indiscutiblement, y tamién aquell Luis que estió rei Sol de Francia. Beluns gracias a las grans victorias: Napoleón y Aníbal. Beluns en o xadrez: ixes mayestros campions d’o mundo que asasinan en efichie a las poderosas reinas d’a suya imachinación. Beluns per medio d’a escritura de novelas: aquell conqueridor, Tolstói, que se valió nomás d’ell mesmo, disfrazau y con o pelo tintau, amagau baixo atros nombres, y tamién d’as suyas tías y los suyos chirmans y d’a suya pobra esposa, Sonia (pragmatica y sensata como yo). Beluns gracias a la medicina y la odontolochía, prodichios d’as protesis y los tresplantes.
I hai qui, en cambio, a l’intrigar pa convertir-se en dioses utilizan recursos de muito distinta especie. Pa los reis, los chenerals, los mayestros d’o xadrez, los ciruxanos, mesmo pa qui dan ramal suelta a immensas obras d’a imachinación, los recursos son en zaguera instancia la suya cordura, la suya sobriedat, la suya probidat burchesa. (Burchesa? Tamién los sagraus monarcas? Sí; pa vivir decentment en l’Egipto d’as antigas dinastías, disposar d’alimentos que no se podrisen con facilidat, de socanillatos limpias y leitos confortables, yera necesario tener mil esclaus.) Lo concepto d’o chenio loco ye un topico falso y estupiu. L’ambición rastreya la veta d’a lochica y la posibilidat. Lo chenio no reclama lo grotesco, sino la verosimilitut: lo que s’asemella a la vida, lo contrario a la machia. Qui aspire a convertir-se en un dios terrenal ha de seguir l’eixemplo d’a tierra.
Uns pocos no lo fan. U a lo menos dos d’ells no l’han feito. L’inventor d’o sabbat —clamemos-le Moisés, si quieren— declaró nulo lo ciclo d’a tierra. Qué saben las aus, los cucos d’os quals s’alimentan, lo panizo d’os campos, los hombres y los animals que aduermen y se dispiertan fambrudos, qué saben ells d’o sabbat, ixe mandato arbitrario pa interrumpir lo ritmo cutiano, d’apartar-se conscientment d’a progresión natural d’os días? Solament Dios, per estar a la marguin d’a naturaleza, puede ordenar que la naturaleza s’ature, puede obrar miraglos, puede estorbar la lochica.
Dimpués de Moisés, Freud. No son iguals. Lo que lo sabbat y las suyas emanacions procuraban reprimir, Freud se proposó revelar-lo; tot lo barbaro y l’atroz, lo veilau y lo terrorifico: las unglas y las fauces mesmas. Lo que la cristiandat barucosa y meyo salvache d’a edat d’as tenebras clamaba infierno, Freud lo denominó id, y lo describió asinasmesmo como un “caldero”. Y igual que lo capellán de lugar con dotes pa sembrar la temor poblaba l’infierno con tal u como demonio, Belcebú, Eblis, Apolión, Mefisto, ixes aduyantz u doples de Satán con nombres curiosos, *Freud pobló l’inconscient con a maldición de l’id, l’ego y lo superego, poderosas pantasmas en danza que campan a lo suyo concieto per las nuestras anatomías mientres finchimos que no son astí. Y esto tamién atenta contra lo ritmo diario d’as cosetas. La naturaleza no s’atura a preguntar-se si ella mesma ye sospitosa d’o endromina cutiano. En inventar ixa interrupción, Freud imposó sobre la nuestra coherencia superficial un sabbat de l’alma.
Y ixo ye dar tornadas en cerclo sobre l’evident: que Freud se sentiba atraito per lo que s’apartaba d’a “cordura”. L’atracción de lo irracional planteya en ell mesma una qüestión profunda: en qué medida ye investigación y en qué medida ye busqueda? Ye lo scientifico, lo medico intelichent, lo filosofo sceptico atraito per lo irracional, un ser racional? Cómo explicar l’atracción? Pienso en aquell machestuoso erudito de Cherusalem posau en o estudeyo d’a universidat, elaborando, con distancia y obchetividat libresca, un volumen dimpués d’unatro sobre la historia d’o misticismo chodigo…, i hai en ixo un “interés scientifico” obchetivo, u tot interés ye nomás un enganyo? Y a proposito de Freud: no será lo estudioso d’os suenios —ixa gruta subterrania engaronada y plena de uambras, foradada con a furia de l’angunia y lo deseyo—, no será lo estudioso d’os suenios un cautivo perdidament enamorau d’ells? Y no será lo caldero amagau una trapa y una tentación pa lo suyo inventor? No acabará lo doctor d’o subconscient abalau per la suya propia creyación, como le ocurrió a aquell rabín de Praga que construyió un gólem?
U per decir-lo en termins encara mas terribles: tal vegada la presa ye en tot momento dentro d’o perseguidor.

Stop playin’God/Pro de chugar a Dios ——————-Exilia (3:07)


Parte II

Los harens de costura
Entre un tiempo se metió de moda entre las mullers mas sofisticadas d’a planeta Acirema formar harens de costura. Cada harén de costura, como si se tractase d’un solo cuerpo, ofriba los suyos servicios per un tiempo limitau a un interpresario acabalau que podese alochar-lo en una elegant mansión, un dúplex decorau con gusto, un rancho espaioso u una falsa de fachenda. Los pres se disparoron. Un harén de costura tipico se podeba aconseguir per bell poquet mas de setanta y cinco mil dolars, pero contratar un d’estes colectivos daba tanto prestichio que mereixeba la pena sacrificar los viaches a l’extranchero, un auto nuevo u mesmo la universidat d’os fillos.
No fa falta decir qué cusiban en estes harens. Que dengún imachine a mullers en corro teixindo cobertors, labors, banderas patrias.
Lo que se m’heba pasau per alto mencionar ye que l’atmosfera d’ixa planeta conteneba altos indices de moleculas de impermea, que teneban la propiedat de interactuar con a quimica hormonal de tal modo que las custureras d’ixes harens podeban cusir los suyos propios cuerpos en carne viva sin sufrimiento belún. Las moleculas de impermea solo heban estau presents dende la zaguera era glacial, y lo suyo inherent volatilidat no ofriba guarencia bella que isen a suportar los asaltos termicos d’a siguient glaciación; pero como dengún pornosticaba per lo momento una nueva era glacial, y como la zaguera heba rematau a lo menos feba cient millons d’anyos, no se preveyeba garra menaza atmosferica immediata.
Una vegada afirmau, lo harén de costura se clausuraba en as confortables estancias, s’afalagaba en abundancia encara que en privau, y s’entregaba a lo descanso. A lo cabo d’un día de fartada inactividat, daba comienzo la costura.
S’advertiba un virtuosismo considerable en o estilo d’as puntadas, pero lo mas fiable, encara que no lo mas estetico, yera lo punto dezaga, que consistiba en dos u a vegadas tres puntadas de bastilla, la zaguera d’as qualas tornaba dezaga sobre ella mesma. Una muller cusiba a unatra, con o mayor goyo y lo esprito de colaboración que calga imachinar, encara que de vegada en quan una muller achil —atleta, acrobata u bailarina— se las incheniaba, con sumo cudiau, en una postura exquisita, pa cusir-se a ella mesma.
La carne, como he dito, no sufriba padeiximiento belún, pero se daba lo sangrau convencional entre que l’agulla dentraba la una y l’atra vegada, y lo filo, d’a color que difuera, siempre acababa chupiu de sangre y tota la hebra acababa tintada d’un royo fosco. Gosaba tardar una semana en encarnar, y alavez se permitiba que l’hombre que i hese logau los servicios d’o harén de costura se beneficiase de qualsequier placer licencioso que la suya fantesía y la d’as mullers aconseguisen materializar; fueras de, claro ye, la penetración corporal. La inaccesibilidat alimentaba l’inchenio, la capacidat de discriminar, maniobrar y cautivar l’intelecto pa totas dos partes.
Los termins contractuals achustaban que las suturas no heban d’ubrir-se baixo garra concepto.
Quan expiraba lo contracto (un periodo d’entre tres y seis meses), un numero en absoluto insignificant d’as mullers s’habrían quedau embrazadas. Deixo a l’habil imachinación d’o lector pensar cómo podeba ocurrir, pero sin dubda en pros casos los puntos s’habrían ubierto a despeito d’os compromisos contractuals, y tal vegada mesmo con a complicidat y la connivencia d’as mullers en qüestión.
Los termins d’o convenio achustaban que, caso que naixese bell fillo de qualsequiera d’as mullers a resultas de l’actividat entre lo periodo d’o servicio achuntau, la crianza de ditos fillos se levaría a cabo conchuntament per totas las mullers; cadaguna d’ellas, en igualdat con as de demás, sería designada mai.
A estas alturas ya habría de resultar obvio que tot esto distaba muito, muitismo, d’estar una practica corrient. Afirmar a la liuchera harens de costura plegó a estar costumbre en quantas grans ciudatz d’aquella planeta, pero tasament se feba en os países subdesembolicaus. La creyación de harens de costura —u ixo sosteneban tanto la dreita como la zurda— estió una moda pasachera entre los licenciosos y los irresponsables traceros. No d’o tot asinas, perque dimpués que expirase lo contracto las mullers que integraban cada harén de costura, como mais en igualdat de condicions, a ormino procuraban remanir unidas en una comunidat solida, a fin de criar a los suyos fillos d’una forma intelichent.
Daus los habituals roces de temperamento, las pelegrinacions d’os individuos inquietos, los costumbres nomadas d’o grupo en o suyo conchunto y lo esprito festivo cheneral (pa lo qual preferiban una parola mas ironica, “frivolidat”) d’as suyas integrantz, per lo cheneral un harén de costura se disolveba a los pocos anyos d’a naixencia d’os fillos, practicament simultanio.
Pero lo motivo prencipal pa la disolución d’un harén de costura yeran las zelosías per los fillos. Ninos i heba pocos, mais muitas. Totas las mullers d’a comunidat se consideraban mais per igual de cadaguna d’as creyaturas, si bien la propia creyatura no compartiba en modo belún ixe sentimiento. A lo prencipio los recientment naixius yeran chuntos en un solo recinto y totas las mais disposaban d’identico acceso pa cunar-los sobre los chenullos, cunar-los en brazos u acariciar-los. Lochicament los bebés reclamaban nomás a las mais que daban de tetar, pus los teoricos d’estas sociedatz, refirmaus per un sector fuerte y autoritario, veyeban con malos uellos los biberons. En conseqüencia, las creyaturas acababan fuyendo de las mais que no heban experimentau lo parto ni podeban dar lo peito, y luego la comunidat de mais se dividiba entre las preferidas y las refusadas d’os bebés; u en que dan teta y no dan teta; u en mais d’astajada y mais de segunda categoría.
Per bella razón, mesmo dimpués que los ninos s’esbezaban, las clasificacions orichinals persistiban, con o que la depresión cundía entre las mais de segunda categoría.
A medida que los fillos creixeban, amás, se descubrió que en realidat yeran una interrupción. A ixas alturas quantas mais de segunda categoría, decepcionadas, s’habrían marchau pa unir-se a atros harens de costura que en aquell momento s’amprasen a contratación. Y nomás ixas mais redotadas, per lo mero feito de no seguir ya en scena, no padeixeban interrupcions. Totas as de demás las sufrioron. Resultaba que los fillos interrumpiban las corridas profesionals, los viaches, los compromisos, los chuegos, las gritadas telefonicas, lo desembolique personal, la educación, la meditación, l’actividat sexual, asinas como atras esbastaderas instructivas, profitosas y alegres. Pero como totz los fillos se criaban con as mas altas expectativas en ells mesmos, creyeban estar (“pro que sotz”, les aseguraban las mais) esencials pa la comunidat en totz los sentius.
Yeran convencius d’ixo encara que comprendeban que, dende un punto de vista moral y filosofico, no teneban dreito a existir. Punto de vista moral: cadagún d’ells heba estau enchendrau per incomplimiento d’un contracto. Punto de vista filosofico: cadagún d’ells yera fillo d’una mai teoricament compromesa con a clausura d’o paso que leva a la matriquera. En resumen, los fillos sabeban que yeran conseqüencia de desviacions impredictibles a partir d’una postura metafisica; u, per decir-lo de forma encara mas succinta, lo fruito de suturas ubiertas.
Que los fillos interrumpisen lo desembolique personal d’as mais ya yera pro dificil. En una comunidat menos dialectica tal vegada habrían cobrau empento solucions practicas, per imperfectas que estasen; pero no somos charrando (como a estas alturas s’advertirá con perfecta claridat) de mullers corrients. Las mullers corrients podrían haber feito redolín cudiando a los suyos fillos, u habrían logau a hombres y atras mullers pa que lo fesen, u habrían experimentau con alternativas de costodia humanitaria. Un harén de costura, en cambio, yera una comunidat filosofica. Y d’o mesmo modo que s’heban condenau los biberons per estar un compromiso inferior, tamién alavez se disprecioron las diversas propuestas de servicios de guardería. Se creyeba que cada chito no yera simplament lo fillo d’una filosofa, sino d’una comunidat de filosofas, y per tanto la crianza no podeba proceder de chuletz ni de garra formula inferior a las nobles y elevadas visions d’o bien común.

Orgasmatron———————-Sepultura (4:14)

Per lo que fa a lo de organizar-se per redolins, encara que pareixese chusto, resultaba inconcebible: d’o mesmo modo que tot nino mereixeba ahuespar las mayors aspiracions sin compromiso belún, cada filosofa mereixeba aconseguir lo maximo desembolique individual sin compromiso u interrupción de garra clase.
A medida que los fillos creixeban, no nomás interrumpiban a las mais, sino que interferiban amás con os suyos ideyals mas profundos. Lo feito flagrant que hese naixiu un nutriu grupo de ninos estorbaba la reforma ecolochica, fomentaba la contaminación y frustraba tota esperanza drastica de levar a cabo una reducción racional d’a población. En pocas parolas, la presencia d’os ninos iba en contra d’o progreso. Y ya que no nomás la felicidat y lo desembolique personal, sino tamién l’amistat y la verdat yeran las doctrinas mas avaluadas en un harén de costura, a los fillos se les feba comprender que, encara que mereixeban ahuespedar las maximas expectativas d’ell mesmos, representaban manimenos las fuerzas mas regresivas d’a planeta.
No fa falta mencionar, dada la curta vida de qualsequier novedat, que quan los ninos se facioron adultos la moda d’os harens de costura practicament se i heba acotolau (fueras de, de vegada en quan, un rechito esporadico de recosiros). No ye d’extranyar, pus, que lo termin “harén” se rayase ya universalment de retrograu y repugnant, tot y con o tenaz voluntarismo y l’autosuficiencia economica d’as sociedatz orichinals. Con tot y con ixo, la influencia historica d’aquellas primeras sociedatz se deixaba sentir per tota la planeta.
En totas partes, mesmo en as rechions mas rezagada, las mullers s’organizaban pa cusir en grupo, con o que lochicament las mais biolochicas disminuyiban cada vegada mas entre que lo numero de mais adoptivas creixeba sin cesar. Las distincions elitistas d’os grupos fundadors heban deixau d’estar pertinents, y de feito quedoron revocadas per lo voto aclapador d’os países subdesembolicaus. La devoción per los prencipios igualitarios fació que la mayoría costurera prenese las riendas; y ya que la mayoría yeran mais adoptivas, u mullers que las suyas vidas chiraban arredol d’os ninos, u mullers que cosa teneban que veyer con ells, la maternidat biolochica (si bien seguiba practicando-se, con mesura, en totz los cerclos fueras d’en os estrictament literarios) suscitaba menos atención y se mencionaba menos, tanto en a suya vesant de neurosis como de necesidat. Ni se tractaba con condescendencia ni se disfamaba, y pro no s’acazaba. Simplament a dengún le intresaba masiau.
Huelga decir que la sociedat en o suyo conchunto se benefició a l’inte. La planeta adoptó una apariencia mas ordenada: mas espacio pa parques y arbols, disminución d’a vasuera y la pobreza, menos fabricas fumeyants, autopistas fluidas de transito en vacancias. A libel internacional la situación no yera tant satisfactoria, a lo menos dende la perspectiva d’os hombres y mullers que gubernaban la planeta. Encara que los malvaus seguiban en o poder, como siempre, deixó d’estar rentable fer guerras, ya que en qualsequier conflicto ye preferible que s’anihilen cantidatz cada vegada mas immensas de vidas humanas, y las zifras de soldaus chovens disponibles pa perder la metat inferior d’o torso seguiba disminuyindo.
Per decir-lo con a mayor brevedat y candor posibles: los buenos (los individuos que se respectan a ells mesmos y no tienen intención de malfurriar anyos d’a suya vida) tenioron mayors oportunidatz d’aumentar la suya bondat per medio d’a superación y lo desembolique personals, los plans d’os malvaus se frustroron, y la planeta empecipió a tener un aspecto y una olor mas agradable d’o que dengún nunca heba imachinau.
Y tot esto estió lo legau d’uns pocos harens de costura que en atros tiempos heban estau dispreciaus per considerar-se una moda ideolochica caprichosa.
Entremistanto heba teniu puesto un suceso mas bien triste, encara que afectase tant solo a una minoría insignificant que rara vegada suscitaba l’atención constructiva de dengún.
Los fillos d’os harens de costura s’heban convertiu en esparrias. Cómo ocurrió no entranya un gran interés: ya perque los considerasen un anacronismo digno de risa, la prole d’as geishas, rampallos d’un mecanismo social antiquau y sin dubda comico, que la suya mera memoria resultaba embarazoso pa lo talant moderno; ya perque los prenesen per la zaguera reliquia ignominiosa d’un movimiento empentador, anglucioso y agresivo; ya perque los disprecioran como personalidatz reprimidas sin piedat per los extremismos barbaros de l’empento d’a comunidat; ya perque los condenasen per estar fillos d’a imachinación pornografica; ya perque los rediculizaran rayando-los de cadillos deformes d’a intelectualidat puritana; ya difuera per totas u per garra d’estas razons, dengún puede precisar-lo con exactitut.
Sociologos con a curiosidat necesaria pa investigar los orichens d’a secta apuntoron, como caleba asperar, a la educación recibida: les heban amostrau que yeran la radiz d’os mals d’a planeta, y manimenos les inculcoron tamién que no heban ganau una, sino muitas mais. A conseqüencia d’a primera ensenyanza, se realizoron en o suyo papel de demonios irracionals y se convirtioron en marguinaus. A resultas d’a segunda ensenyanza, idolatroron la maternidat.
Habrán advertiu que m’he referiu a estes desventuraus como una “secta”. Esto ye rigorosament cierto. Se contentaban casando-se nomás uns con atros, u talment dengún mas querría casar-se con un d’ells. Ya que muitos yeran fillos d’o mesmo pai, u d’a mesma mai biolochica, u totas dos cosetas a un tiempo, padeixeban ya los innombrables mals d’a consanguinidat, y lo feito que respectasen la endogamia a ultranza acreixió estas nacras. Abundaban los labios leporinos, las coxeras, las variellas esbarradas y los dients tuertos, brazos mas curtos de lo normal, afeccions sanguineas, psicosis hereditarias; beluns yeran terriblement estrabicos, atros ciegos u sordos. Yeran una caterva de individuos fieros, nerviosos y encerrinaus que se reproduciba sin descanso.
Mataban a qualsequier muller d’a secta que se cusise, encara que per lo cheneral no charraban d’ixo, ya que la costura yera pa ells lo tabú mas atroz. S’acceptaba la cirurchía temprana en os fillos varons con qualsequier desinformidat sexual de naixencia, pero si una nina naixeba con a vachina mas reducida de lo normal, u mesmo sellada, le daban cianuro. Lo solo estracio reconoixible d’os luminosos y cevilizaus harens de costura d’os quals estes salvaches descendeban yera la prohibición de dar lo biberón.
S’organizaban en clans solius y feban fincapiet en l’orden y las convencions familiars. Asinas yera en o sino d’a tribu; en qualsequier unatro contexto lo mas probable ye que se convertisen en criminals: los miembros d’a secta gosaban acabar en a garchola per haber asasinau a mullers cusidas. Si bell don teneban estes individuos yera lo suyo gusto per las formas artisticas inusitadas. Contrimostraban un notable taliento pa esculpir motivos obscenos en a piedra.
Lo pior de tot yera la suya pasión relichiosa. Heban inventau a una diosa superior: lo suyo nombre se componeba d’una sola silaba brutal y grosera de tres letras, dos d’ellas identicas; un brilo de inchenio, dimpués de tot, ya que yera un palindromo y se pronunciaba igual d’o dreito que d’o revés. La diosa respondeba a una concepción completament carnal, sin unatro papel que alimentar las ansias de procreyar; baixo los suyos vils auspicios, la tribu arrullaba dotzenas de salvaches recientment naixius en un solo día.
Amás d’asasinar a mullers cusidas, los descendents d’os harens de costura yeran culpables d’erichir estactuas relichiosas en as autopistas en metat d’a nueit. Amaneixeban en forma d’immensos pilars de piedra curvos que, alzando-se imponents sin previo aviso a plena luz d’o día an la nueit anterior no i heba cosa, provocaban sangrientos accidents de trafico. Los mas elaboraus se devantaban con enormes bloques de piedra extraitos dengún sabeba d’án, transportaus en cambions y colocaus con grubas. Los mas baratos yeran de cimento, que se mesclaba allí mesmo y se deixaba pellar sosteniu per caballetz adornaus con trapos de colors vivas. En los informes policials estas estructuras gosaban describir-se como replicas tetarias; en realidat teneban la forma de naturas colosals. A vegadas, entre las altas paretz d’aquells labios terribles, amaneixeba lo calavre d’una muller cusida, apestando a un encienso pudenco y con a fotografía d’un bebé retallada d’una revista clavada en un d’as suyas piernas.
Ya he mencionau que estes primitivos no representaban un percentache significativo en o conchunto d’a población (encara que engrosaban de traza desproporcionada la población reclusa). Mas que una peste yeran alimarias, y lo suyo impacto en a planeta habría seguiu estando insignificant si las moleculas de impermea no hesen empecipiau a ir ta pior de rapiconté, primero en o ciel y dimpués a desintegrar-se per completo. Yera un fenomeno inexplicable; dica alavez totz los pronosticos scientificos descartaban que podese producir-se una disolución d’ixa clase fueras de baixo la menaza climatica d’una nueva yera glacial. Ixe comentario nunca se prenió en serio. Y, de feito, no pasó d’estar un afer de poca amonta. No i habió alteracions atmosfericas de primera magnitut; la temperatura normal d’a planeta continó sin cambios.
Pero en adebant a las mullers les resultó imposible cusir-se con a mesma despreocupación, desenvoltura y goyo con que l’heban feito dende cheneracions immemorials. Concretament, dende la versión d’o Edén d’aquella planeta: un Edén compasivo, per cierto, en o qual ni mullers ni hombres heban padeixiu calamidatz ni lastres.
Y a ixas alturas l’irresistible progreso tecnolochico heba amillorau tanto lo filo de sutura naturar (componiu per buscas entretexidas d’esterilos plastificaus, resistiba agora la tintura d’a sangre) que los puntos ya no podeban ubrir-se, salvo con una intervención cirurchica sumament complexa y periglosa que la mayoría privaba pa no sufrir los efectos secundarios d’una posible rompedura d’os esterilos invertius. La traicionera costumbre de descusir las puntadas que se practicaba en os harens de costura, dica alavez obchecto de burla y vilipendio per parte d’os admiradors d’o progreso y lo compromiso honesto, se convirtió de bote y boleyo en un tresoro perdiu d’a raza.
Practicament totas las mullers cusidas seguiban cusidas dica la muerte.
Y los esparrias, la sola fuent de nuevas mais d’astí en mas, procreyoron trunfals como los monos, dica que las grans naturas de piedra cubrioron totz los rincons d’a planeta y d’a frivola memoria d’os harens de costura no quedó mas que lo lieu rastro d’a suya leyenda.

Destino de paria/ Destín d’esparrias——————————-Demasiado Revueltos(4:22)


Y, por agora, iste ha estau o suenio de hue. Ya sabes que, si t’ha feito goyo, t’aspero o proximo mierques en Radio La Granja, en o 102.1 d’a FM. Entremistanto, nos veyemos en os suenios, nos ascuitamos en la Radio. Salut y emparo mutuo!!!!


Helden/Heroes———————–Apokalyptica (4:23)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .