O Suenio d’o Dragón: De La Virchen Roya, la mala reputación y la casa de la tristeza

Ir a descargar

Buen dia, si hue ye mierques as 11 d’o maitín, y somos en Radio La Granja, isto ha de ser….O
Suenio d’o Dragón.
Dende o vico de San José, en Zaragoza, Ciudat Prisión, Nueit de San Chuan, nueit de fogueras, que
cremen totas las barucas.
Prencipiamos!!!!
Dreams away/ Suenios leixans————-Good Riddance(4:01)
Mosica de fundo————In Europe —————–Bill Harper Quintet(1979)
Bueno, ya sabes que si quiers participar u aportar bella cosa a o programa, lo puetz fer d’as siguients
trazas:
A primera, clamando a o programa en directo a nueu siet seis trenta y seis uitanta y ueito novanta y
quatro; nueu siet seis tres seis ueito ueito nueu quatro
Tamién, ninviando un mensache a o guasap almadeta osdd seis ueito nueu novanta y ueito zero seis
vinte y siet; almadeta seis ueito nueu nueu ueito zero seis dos siet.
Y, mesmo, por correu electronico, osueniododragon roba gmail.com, tot chunto y en minusclas; u si
lo prefieres, en a pachina d’o mesmo nombre de Radio Patio Facebook.
María la rockera————————R.A.Z.A (3:47)
Bien, y como posiblement encara no t’has leyiu lo libro de Louise Michel, La Comuna de París,
Historia y Memorias, de 1898, te voi a decir que, si a un caso ye que l’has estau buscando y no l’has
trobau, lo puetz descargar en es.theanarchistlibrary.org. En ell trobarás, per eixemplo, estes versos
que Victor Hugo le dedicó:
Poema escrito en aviento de 1871, probablement
a l’atro’l día de la condena de Louise Michel.
Replegau Viro major (toute la lyre). Victor Hugo
Los que conoixen los tuyos misteriosos y dulces versos,
Días, las tuyas nueitz, los tuyos cudiaus, lo tuyo planto a totz ofriu,
Lo tuyo ixuplido de tu mesma per aduyar a os de demás,
La tuya parola semellant a la flama d’os apostoles;
Los que saben de teito sin fuego, sin aire, sin pan.
Lo chargón con a mesa de pino,
La tuya bondat, lo tuyo orgüello de muller d’o Pueblo
L’amarga ternura que aduerme baixo la tuya colera,
La tuya extensa mirada d’odio a totz los desalmaus,
Y los pietz d’os ninos calentaus per las tuyas mans;
Ixes, muller, debant d’a tuya garrispa machestat,
meditaban y, tot y con o plegue amargo d’a tuya boca,
tot y con o maldito que encarnizando-se con tu
te lanzaba totz los indignaus gritos d’a lei,tot y con a fatal y grosera voz que t’acusa,
veyeban brilar l’anchel a traviés d’a medusa…
U estes de Paul Verlaine:
Replegau en a Ballade en l’honneur de L. Michel.
Tres estrofas y un ninvio, per Paul Verlaine,
octubre de 1886
Aima a l’amargo y franco Pobre.
Oh timida, ye la falz
en o trigo maduro pa lo pan blanco
d’o Pobre, y la santa Cecilia
Y la Musa ronca y gracil
D’o Pobre y lo suyo anchel guardián.
A ixe simple, a ixe discolo.
Louise Michel le va muito bien
Y, como creigo que ya te comenté, y si no lo foi agora, lo porlogo a la primera edición en castellán,
de Federica Montseny:
Louise Michel: ni la muerte reclamada le estió concedida.
S’ha pretendiu fer d’a muller una casta y, baixo la fuerza que las escacha, a traviés d’os
escayecimientos, la selección ha estau feita, no hemos estau consultadas pa ixo y tampoco tenemos
a dengún a qui consultar. Lo mundo nuevo nos reunirá a la humanidat libre, en a quala cada ser
tendrá lo suyo propio puesto.
— Louise Michel (1830-1905)
Quan encara no existiba garra rebeldía femenina.
Lo nombre de Louise Michel, como lo de Flora Tristán, ye poco conoixiu d’as nuevas cheneracions
espanyolas. Manimenos, totas dos forman parte d’ixa minoría de mullers que, quan encara no
existiba garra rebeldía femenina, quan las mullers acceptaban quasi con gusto lo suyo dople papel
de reproductoras y de vampiresas, sin aspirar a la libertat y a la dignidat d’o sexo, ellas
sinyaloron, con o suyo eixemplo, la larga rota de los combates per la emancipación d’a muller..
Dimpués d’ellas, atras mullers combatents i hai habiu, en Espanya, en Francia y en o mundo. En o
que a lo nuestro país se refiere, no ye posible ixuplidar los nombres d’Amalia Domingo Soler, de
Belén de Sárraga, de Rosario de Acuña, de Soledad Gustavo. Y, sobre tot, d’a quala estió la Louise
Michel espanyola. Me refiero a Teresa Claramunt, una simpla obrera, pero con una intelichencia,
una oratoria, una presencia humana realment excepcionals.
Pero la misión que m’ha estau encomendada, en este momento, ye presentar a Louise Michel, autora
d’o libro La Comuna dimpués d’haber estau protagonista d’o drama y victima d’a cruenta represión
desencadenada per Thiers y la burchesía francesa contra los supervivients d’aquell esclatiu
revolucionario, lo mas important dimpués d’a Revolución francesa y antes d’a Revolución rusa.
Tot contribuyió a fer extraordinaria la figura de Louise Michel. Naixió esta lo 29 de mayo de 1830.
La enchendró un advogau d’orichen aristocratico, Émile Demahis, propietario d’o castiello de
Broncourt, an yera servindo la mai de Louise.Per fortuna pa la chiqueta, la esposa d’o suyo pai yera una muller de gran corazón y intelichent que,
luen d’arrullar d’a residencia a la desgraciada sirvienta, la tractó con bondat, perdonó lo concieto a
lo suyo hombre y prenió baixo la suya protección a la nina. D’esta muller, admirable per muitos
conceptos, pus yera muito culta, compartiba las ideyas abanzadas d’o suyo hombre y poseyeba una
comprensión humana, rara en la epoca, alzó siempre Louise una memoria emocionada.
Gracias a este concurso de circumstancias, la infancia de Louise transcorrió libre y relativament
feliz en a residencia d’o suyo pai per la sangre, encara que no constase como tal per lo apelliu.
La nina contrimostró muito luego la suya intelichencia y lo suyo amor a la lectura y a lo estudio. La
suya protectora decidió fer-le seguir la corrida de mayestra. Quan Louise estió en posesión d’un
meyo normal de ganar-se la vida, quitó a la suya mai d’a condición de sirvienta y con dignidat privó
recibir nuevas favors d’a esposa de l’hombre que le heba dau la existencia.
Louise se veyió luego incorporada a la vida social y literaria de París. Lo quadro estreito d’a
profesión que lo suyo titol heba adquiriu no conveniba a las suyas inquietutz y a lo suyo deseyo
d’intervenir en o combate que se libraba ya a favor d’o socialismo.
En París fació, pus, las suyas primeras armas literarias y periodisticas, encara que con muitas
dificultatz. Pocas mullers aconseguiban adquirir lo prestichio y la fortuna que obtenese, con a suya
labor de novelista y d’escritora, Georges Sand, per eixemplo. No tenió mas remeyo que acceptar
treballos secundarios y que escribir muitas vegadas con pseudonimos.
“Negro” de Julio Verne
S’afirma que Louise Michel estió un d’os negros de Julio Verne. Se deciba negros a los escritors que
escribiban pa que sinyase las suyas produccions un gran autor conoixiu y acotizau. S’ha dito que
Vinte mil leguas de viache submarino de Verne, fue a causa d’a imachinación de Louise, asinas
como belatro titol mas. Pero no i hai prebas d’ixo y los hereders de Verne siempre l’han
desmentiu. Manimenos, Fernand Planche, en a suya obra La vie ardente et intrépite de Louise
Michel, lo asevera.
Sostenió contacto y cambió correspondencia con Victor Hugo entre trenta anyos. Hugo estió un d’os
pocos escritors franceses que, en o momento d’a Commune, no arrullasen tarquín sobre ella y que,
per contra, dedicó a Louise Michel, qualificada de petrolera, una muito fermosa poesía titulada La
Vierge Rouge.
En o meyo en que Louise Michel se capuzó muito luego ye en o universo social y obrero, en las
luitas d’a epoca, que trobaban en ella l’eco d’o que yera lo suyo propio orichen y d’o que
constituyiba lo suyo pasau.
Quan se produció lo escayecimiento d’a Commune, Louise levaba ya pros anyos de combate en os
meyos socialistas. Yera ligada con lazos d’amistat muito fuertes con os hombres que mas important
papel chugoron en o movimiento comunalista. Destaquemos, sobre tot, la suya amistat amorosa con
Téophile Ferré, un d’os quals cayioron baixo las balas d’os versalleses y que estió probablement lo
solo amor de Louise.
La “Laide”
Fisicament no yera fermosa. Los caricaturistas, los periodistas burcheses, le quitoron lo renombre
d’a Laide —la fiera—. En uns momentos en que l’arma prencipal pa lo combate con a vida, en a
muller, yeran los atractivos fisicos, qualificar-la a una de fiera yera lo pior ultrache y la millor traza
de zarrar-le totas las puertas.
Manimenos, los que la conoixioron de choven afirmaban que, si no yera lo que puede decir-se
guapa, teneba un extranyo encanto. Los suyos uellos yeran muito fermosos y se desprendeba d’ella
una tal impresión de bondat y de dulzor que raras estioron las personas que no se sintioron atraitas
per ella. En atros tiempos, per eixemplo hue, Louise habría puesto quitar partiu d’o suyo fisico.
Alavez, simple y natural como ella yera, los suyos cabellos, que levaba tallaus, abanzando-se en
muitos anyos a la Garçonne, yeran machurrius y ella no se preocupaba de rizar-los. Vestiba conmuita sencillez, con vestius de telas baratas: totz los diners que ganaba lo distribuyiba entre los mas
amenestius que ella.
La suya casa yera lo cubillar de totz los desvalius, tanto sers humans como gatos y cans
abandonaus. Si la prensa burchesa le quitó como embotada insultant La Fiera, lo Pueblo, las chents
humils, que no conoixeban d’ella unatra coseta que la suya bondat sin limites, la clamaban la bonne
Louise —la buena Louise.
Pero la figura de Louise Michel adquiere lo suyo verdadero contorno a partir d’a Commune de
París. En ella actuó, no como petrolera, sino como animadora, como enfermera, a lo costau y
compartindo los periglos y los amargors d’a pallada d’hombres excepcionals que se capuzoron en a
Commune, la mayor parte perdendo la honor y la vida.
De Eugène Varlin a Flourens, pasando per Téophile Ferré y Jules Vallès y tantos atros, que lo suyo
nombre ha replegau la historia, ni un nomás d’os quals intervinioron en aquell movimiento
desmereixoron en o que de grans y d’audaz teneba la temeraria interpresa.
Louise Michel explica, millor d’o que puedo fer-lo yo, lo que estió la Commune, la luita de totz los
intes, los dilemas y las contradiccions a las qualas habioron de fer frent, la elevación moral d’a
mayoría d’hombres que la ilustroron con o suyo sacrificio y con o suyo eixemplo.
Pero d’o que no charra ye d’ella. Pero astí son, pa resumir-la, las parolas que pronunció debant d’o
Consello de Guerra que heba de chudgar-la, pedindo pa sí la honor d’a muerte que yeran inflichindo
a milars d’os suyos companyers.
Ye lo chilo esgarrador d’una alma enloquecida; ye la protesta furiosa d’una consciencia sublevada
debant de tanto crimen, debant de tanta barbarie.
Quaranta mil comunalistas afusilaus
Quaranta mil estioron los comunalistas afusilaus contra lo Muro d’o fosal d’o Père-Lachaise, que ha
pasau a la historia con o nombre de Muro d’os Federaus, en o qual existen, indelebles, los sinyals
d’as balas que en ell se clavoron, dimpués d’haber foratau los cuerpos d’os martirs. Entre los muertos
yera Téophile Ferré.
Los chueces, probablement en un refinamiento de cruelda, no querioron conceder a ixa muller
desasperada la muerte que ella reclamaba. Estió condenada, como tantos atros, a la deportación a la
Nueva Caledonia, leixano territorio francés en o mar Pacifico, a muitos milars de kilometros de
Francia, d’o qual cheneralment los relegaus a ixa colonia no tornaban nunca.
Allí s’inscribe unatra pachina patetica d’a vida de Louise. Estió deportada de conchunta con
numerosas mullers. Lo viache d’os deportaus resultó penoso y interminable, en muito malas
condicions y duró quatro meses, amuntonaus totz en os suterranos d’o barco y no guaire bien
tractaus. L’abnegación y la fuerza de caracter de Louise estioron sozmetidas a duras prebas.
Pero esto no estió cosa, en comparanza con as penalidatz y las rebaixadas que les asperaban en a
isla. Los que hue visiten Noumea no pueden formar-se una ideya d’o que yera la Nueva Caledonia
en 1872. Lo clima yera humido, calido y insalubre pa los occidentals. Muitas companyeras de
Louise sucumbioron, las mas ancianas y las mas frachils.
Los hombres tamién pagoron lo suyo trebuto a la deportación. Beluns no tornoron nunca d’ella.
Manimenos, poco a poco las cosetas fueron amillorando. La condición de mayestra de Louise le
permitió rendir muitos servicios, tanto a los aborichens como a los deportaus y a la mesma
administración d’a isla.
En a Nueva Caledonia i heba lo problema d’os canacos, indichenas d’a isla, esclataus y quasi
diezmaus per os colonizadors. Louise se convirtió en l’amiga y la defensora d’estes sers, incultos u
con cultura totalment distinta d’a quala creyeban atresorar los franceses. Los canacos la adoraban y
en multiples ocasions ella sirvió de vinclo entre los colonizadors y los indichenas, sublevaus contra
los malos tractos que yeran victimas.
La “buena Luisa”
Quan, en 1880, los deportaus tornoron a Francia, Louise Michel estió despedida con glarimas per
los suyos humils amigos. Pa ells, como pa lo chicot lugar de París, lo París d’os suburbios, d’osvicos obrers, yera la buena Louise, la confident y l’amiga, que les auxiliaba quan yeran enfermos y
que s’esforzaba en facilitar-les rudimentos de cultura occidental, pa poder discutir, mesmo, con os
suyos explotadors.
La baruca tenió una fin. Un cambio de situación politica y la campanya internacional a favor d’os
supervivients d’a Commune, aconsiguió l’amnistía y lo reprengo d’os deportaus. Entre los primers
en tornar se contaba Henry de Rochefort, conde de Rochefort, comunalista tot y con o suyo orichen
nobiliario, que estió un gran amigo de Louise Michel y a la quala siempre ampró aduya y dio
facilidatz economicas.
Louise retornó d’a Nueva Caledonia, formando parte d’un grupo de deportaus, que heban
aconseguiu pasar a Sidney y a lo qual s’adhibió, anguniada per la noticia que la suya mai yera
grieument enferma. Per fortuna, la tornada de Louise alivió a la pobra anciana, porlongando un
poquet mas la suya dura vida.
Ala plegada d’os deportaus a la estación Saint-Lazare, lo día 9 de Noviembre de 1880, una immensa
multitut les asperaba, que les acullió con gritos d’entusiasmo y vivas ala Comuna, contrimostrando
que la memoria d’ella seguiba viva en o corazón d’os treballadors y d’o Pueblo de París, que tant
terrible trebuto de sangre heba pagau.
A lo suyo torno a Francia, Louise s’integró resueltament en o movimiento anarquista. Las suyas
actividatz estioron multiples. Articlos, conferencias, folletos, libros, etc. Lo suyo nombre yera ya
conoixiu y la suya parola escuitada. Perque Louise heba plegau ya a estar lo simbolo mesmo d’o
movimiento libertario, que s’ilustraba, en aquella epoca, con figuras tant excepcionals como ella.
Pero en ixas envueltas dengún plegó a estar tant popular como Louise. Los actos en que preneba
parte constituyiban verdaderas manifestacions d’adhesión y de simpatía. Adhesión y simpatía que, a
traviés d’ella, iban enta lo movimiento anarquista. Lo suyo verbo yera sencillo, pero pleno
d’imachinación y de poesía espontania. La suya voz, seguntes aseguran los que la escuitoron, yera
sonora y bien timbrada.
Amor sin cláusulas——————–Kase O (4:31)
Tant gran como Severine.
Yera tamién una excelent periodista, que, d’haber-se limitau a escribir pa la Prensa burchesa,
acceptando los ofreiximientos de Rochefort y d’atros amigos intelectuals, i hese empazau la gloria
de Severine.
En l’aspecto social, heba madurau y s’heba definiu clarament, como digo dinantes. Exposó con
claridat y lucidez las ideyas libertarias; en ixe aspecto mereixe mención especial la suya opusclo
Prene de posesión, entre atros.
Prenió parte en chiras de propaganda, con oradors de tanto prestichio como Pietro Gori, lo gran
advogau italián, Jean Grave, Piotr Kropotkin, Elisée Reclús y lo choven Sébastien Faure. Con este
estió co-fundadora d’o semanario, que plegó a estar diario, Le Libertaire que encara se publica hue
en París como organo d’a FAF, convertiu, per necesidatz de tipo churidico y complicacions d’orden
interno d’o movimiento anarquista francés, en Le Monde Libertaire.
No i habió publicación ni acto publico, en a epoca, en o qual Louise Michel no prenese parte.
La suya vida personal yera dificil, ya que ganaba poco, no acotizando la suya pluma y no cobrando
cosa per las conferencias que daba.
Los que heban conviviu con ella en a Nueva Caledonia, le aduyoron quanto podioron. Pero aduyar a
Louise yera aduyar a centenars de personas. Quanto pa ella se replegaba, preneba lo camín d’atras
casas, iba a atras mans, que ella chudgaba mas desvalidas. Estió victima de numerosos
desaprensivos, que le sacaban sin vergüenya lo pan d’a boca. L’extraordinario ye que esta muller,
que yera literalment una santa, encara estió obchecto d’un atentau. Salió d’ell ferida y no querió de
garra traza que se castigase a lo qual heba intentau matar-la, sin dubda loco u achent a lo servicio de
l’enemigo.
Cubillar de totz los emigrausA zaguers d’o sieglo XIX, como mas tarde, en os anyos 20, París yera lo cubillar de totz los
emigraus politicos, fuyindo d’as persecucions policiacas.
Polacos, rusos, armenios, espanyols, totz se reuniban en París. Y la casa de Louise yera ubierta pa
totz, encara que muitas vegadas no i hese en ella cosa que minchar.
Tot y con as suyas multiples dificultatz, Louise heba refusau de la aduya de Rochefort, que no le i
hese recatiau nunca auxilio. Pero ella yera entera y intransichent y la corrida politica de Henri de
Rochefort se biforcó d’o camín que heba emprendiu y que seguiba Louise. En una ocasión, Louise
convidó a Sébastien Faure a desayunar con ella y l’amiga con qui viviba. A este respective contaba
Sébastien Faure una chanada que reflecta l’ambient y la realidat d’a vida de Louise y d’o clima en
que ella se desembolicaba.
La chira revolucionaria
Contaba ya setanta y quatro anyos, quan emprendió l’aventura d’una chira de propaganda per los
territorios africans, colonizaus per Francia. Recorrió las mas important capitals d’Alcheria y
Marruecos, estando aclamada con fervor per immensas multitutz, entre las qualas se contaban tanto
franceses como arabes y chodigos. A lo torno d’Africa, continó encara la excursión per las
provincias francesas. Pero en Oraison pilló fredo y se le declaró una pulmonía. Estió levada a
Marsella, an, dimpués d’uns quantos días de dolorosa agonía, exhaló lo zaguer sospiro lo día 10 de
chinero de 1905, en una cambra d’hotel, rodiada per amigos y companyers que se precepitoron pa
asistir-la.
D’ella quedó y perdura la suya memoria. Lo suyo nombre ha estau dau a diferents carreras en bellas
ciudatz de Francia, entre ellas París.
Queda la suya obra escrita, numerosa, entre la quala destacamos:
La Comuna
—Luces en a uembra, estudeyo sobre los ninos anormals y los locos.
—La sapencia d’un loco
—Rondas pa recreyos infantils, que sinyó con o nombre de Louise Quitríme.
Memorias y aventuras d’a mía vida
—La leyenda d’o bardo, selección de poesía.
En 1872 editó, a beneficio d’a suya mai, la obra Lo libro d’o día de l’anyo. En 1881, en unión de
Marcelle Tinayre, publicó en a casa Fayard, un volumen d’unas mil pachinas con o titol d’A miseria.
Son incontables los suyos articlos periodisticos, uns sinyaus con o suyo nombre y atros con diversos
pseudonimos, entre ells lo de Enjolras, con o qual colaboró asiduament en o Chilo d’o Pueblo, de
Jules Vallès.
Antes de morir tenió encara lucidez suficient par encargar que se cudiasen d’editar las suyas
Memorias, d’as qualas ha amaneixiu un primer volumen.
He aquí, a grans trazas, lo que estió la vida de Louise Michel, que tant profundo sinyal ha deixau en
a literatura francesa y, sobre tot, en o movimiento social, revolucionario y anarquista francés.
Ye, pa yo, una gran satisfacción y una gran honor haber puesto contribuyir, a traviés d’este prelogo,
a lo conoixencia en Espanya, per parte d’as nuevas cheneracions femeninas, d’esta muller eixemplar,
combatent incansable per la chusticia y la libertat, no nomás d’a muller, sino de tot lo chenero
humano.
Al servicio de la comunidad——————Kráneo Negro (2:36)
Lo cantautor francés Georges Brassens, anarquista y polemico, tiene La mauvaise réputation como
insignia entre la chent de fabla espanyola per la cantidat de vegadas que ha estau versionada. La
canción de Brassens amaneixe en o album d’o mesmo titol, publicau en 1952. La canción tenió
prohibida la suya emisión en radio entre uns quantos anyos per lo suyo mensache anarquista,antipatriotico y inconformista. Anyos dimpués, lo mensache d’a canción sigue estando incomodo pa
muitos.
La mala reputación
Georges Brassens
En o lugar, sin pretensión,
tiengo mala reputación;
sin importar si me rechiro u me quedo tranquilo,
paso per estar un no-sé-qué.
Yo no perchudico a dengún, manimenos,
seguindo lo mío camín de chicot buen hombre;
Pero a la chent valienta no le fa goyo que
sigas un camín distinto a lo suyo…
No, a la chent valienta no le fa goyo que
sigas un camín distinto a la suyo…
Totz fablan mal de yo,
fueras d’os mudos, ni que decir tiene.
Lo día d’o catorce de chulio
me quedo en o mío mollo leito;
La mosica que marca lo paso,
ni me va ni me viene.
Yo no perchudico a dengún, manimenos,
no escuitando la gritada d’o clarín.
Pero a la chent valienta no le fa goyo que
sigas un camín distinto a la suyo…
No, a la chent valienta no le fa goyo que
sigas un camín distinto a la suyo…
Totz me sinyalan con o dido,
fueras d’os mancos, ni que decir tiene.
Quan me cruceyo con un ladrón con mala suerte
acazau per un matraco,
foi la trabeta, y per qué callar-lo,
l’escachatormos se va a lo suelo.
Yo no perchudico a dengún, manimenos,
deixando fuyir a los ladrons de mazanas;
Pero a la chent valienta no le fa goyo que
sigas un camín distinto a la suyo…
No, a la chent valienta no le fa goyo que
sigas un camín distinto a la suyo…
Totz s’acapizan sobre yo
fueras d’os baldaus, ni que decir tiene.
No amenesto estar Cheremías
pa endevinar la suerte que me promete:
si troban una cuerda a lo suyo gusto
me la pasarán per lo cuello.
Yo no perchudico a dengún, manimenos,
seguindo los camins que no levan a Roma;
Pero a la chent valienta no le fa goyo quesigas un camín distinto a lo suyo…
No, a la chent valienta no le fa goyo que
sigas un camín distinto a lo suyo…
Totz vendrán a veyer-me aforcau,
fueras d’os ciegos, pro.
La mauvaise réputation————-George Brassens (2:15)
La mala reputación—————–Paco Ibáñez (2:33)
Home of the Blues ye una gran canción componida per lo mosicaire estaunidense Johnny Cash, que
gravó como sencillo en 1957.
La casa d’a tristeza
Johnny Cash
A la tornada d’a cantonada ye lo dolor,
per la carrera que usan los perdedors.
Si puetz caminar vadiando las glarimas,
me trobarás en a casa d’a tristeza
Camino y ploro, entre que lo traquiu d’o mío corazón
se sincroniza con l’arrocegar d’os míos zapatos.
Lo sol nunca brila a traviés d’esta finestra mía,
ye fosco en a casa d’a tristeza.
Oh, pero lo puesto ye a rebutir d’as memorias mas dulzas.
Memorias tant dulzas que me fan plorar.
Suenios que tenié, que me fan sentir tant malament;
nomás quiero rendir-me, y tumbar-me, y morir.
Asinas que, si has perdiu a lo tuyo enamorau,
y te pareixe que no i hai garra buen camín que triar,
viene con yo; a la pena le fa goyo la companyía,
yes bienvenida a la casa d’a tristeza.
A la tornada d’a cantonada ye lo dolor,
per la carrera que usan los perdedors.
Si puetz caminar vadiando las glarimas,
me trobarás en a casa d’a tristeza;
sí, me trobarás en a casa d’a tristeza.
Home of the Blues—————-Johnny Cash (2:39)
Home of the Blues—————-Norah Jones (3:15)
Y, por agora, iste ha estau o suenio de hue. Ya sabes que, si t’ha feito goyo, t’aspero o proximo
mierques en Radio La Granja, en o 102.1 d’a FM. Entremistanto, nos veyemos en os suenios, nos
ascuitamos en la Radio. Salut y emparo mutuo!!!!
Ay, Dolores!——————- REINCIDENTES feat Rozalén (3:42)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .