O Suenio d’o Dragón.- De Louise y La Comunne, cada vegada que alientes

Ir a descargar

Buen dia, si hue ye mierques as 11 d’o maitín, y somos en Radio La Granja, isto ha de ser….O
Suenio d’o Dragón.
Dende o vico de San José, en Zaragoza, Ciudat Prisión, Tantonicos d’educación contra balas de
faixismo!!!!
Prencipiamos!!!!
Just another dream/ Nomás unatro suenio————-The Professionals (3:03)
Mosica de fundo————Soixante Huit//sixanta y ueito —————–NMB Brass Band (2015)
Bueno, ya sabes que si quiers participar u aportar bella cosa a o programa, lo puetz fer d’as siguients
trazas:
A primera, clamando a o programa en directo a nueu siet seis trenta y seis uitanta y ueito novanta y
quatro; nueu siet seis tres seis ueito ueito nueu quatro
Tamién, ninviando un mensache a o guasap almadeta osdd seis ueito nueu novanta y ueito zero seis
vinte y siet; almadeta seis ueito nueu nueu ueito zero seis dos siet.
Y, mesmo, por correu electronico, osueniododragon roba gmail.com, tot chunto y en minusclas; u si
lo prefieres, en a pachina d’o mesmo nombre de Radio Patio Facebook.
Israel————————TDK (2:02)
Bueno, pus hue te quereba charrar d’un libro, en a mía opinión, excepcional; ye una traducción que
se fació en dos mil deciueito d’un volumen sobre La Comunne de Paris; l’excepcional ye que ye
escrito cosa mas y cosa menos per una d’as mullers que participoron y estioron protagonistas, la
luitadora per la libertat Louise Michel…pero prefiero que sía unatra muller, Dolors Marin Silvestre,
historiadora, la que nos conte un poquet quí estió esta heroina d’o Pueblo; ya que ella escribió lo
prelogo a esta edición en castellán, que yo m’he limitau a traducir a l’aragonés…nomás pa los tuyos
udius—
Louise Michel pedagoga y poeta
Dolors Marin Silvestre
La edición d’este volumen sobre la Comuna de París escrito per una d’as suyas protagonistas ye
motivo de celebración y una oportunidat magnifica pa amanar-nos a una de las figuras mas
destacadas d’o movimiento obrero d’o mundo contemporanio. Lo libro de Louise Michel plena un
vuedo historiografico important que la nuestra historia recient va subsanando gradualment, gracias a
las aportacions d’editorials independients y d’o esfuerzo personal y militant de muitas personas,
companyers y amigos. Perque ,sin dubda, cal recordar que a libel de recuperación d’a nuestra propia
memoria historica nos queda per caminar encara un largo camín.
A partir de 1939 nos veyiemos desposeyius como clase treballadera de totas las referencias y pistas
importants d’o nuestro pasau. Desapareixioron en as marguins y las garcholas d’o país losprotagonistas de la luita per la dignidat y la igualdat, y desapareixioron tamién d’a vida publica los
relatos, los rostros y los simbolos d’aquells que heban luitau per la chusticia social. En os anyos de
transición i habió una recuperación urchent y precipitada de tot ixo pero, naturalment, unas partes
d’a nuestra historia se recuperoron dinantes que atras,
qualques con emparos institucionals y aparatos ideolochicos incluyius. Atras, como ya sabemos, a
pur d’o esfuerzo personal, l’autoedición, lo treballo nocturno y l’actuación militant.
Amaneixioron biografías, autobiografías, materials variaus, recuperacions de testimonios,
entrevistas y aportacions, totas de muito diversa calidat, feitas per historiadors, periodistas,
militants, simpatizants y, tamién, como no, de detractors amateurs, u dende la mesma academia, que
de tot i hai en a vinya d’o sinyor, que diz la mazada.
Qualques aportacions yeran imprescindibles en esta construcción d’o corpus historiografico de
l’anarquismo iberico, dende los clasicos Peirats, Buenacasa, Gómez Casas y las biografías de Mera,
Durruti, Pestanya, Seguí, Ferrer y un largo etcetera, a los contravertius García Oliver, Montseny,
Abad de Santillán, y quantos mas; y, como no, los testimonios d’os militants anonimos, los d’as
columnas y batallons, u los testimonios d’historia local. Poco a poco, en congresos y reunions se va
emplindo lo vuedo d’os zaguers docientos anyos de movimiento obrero espanyol. Indubdablement,
tota esta recuperación se realizó mayoritariament en solitut, a pur de militancia pura y dura,
debant d’o autismo universitario, debant d’a indiferencia d’os meyos que nunca, nunca, entrevistoron
a los exiliaus que tornaban a Espanya. No podemos explicarnos, como historiadors, lo perqué d’este
país que dispreció tanto a los suyos exiliaus. Perqué s’ignoró a los y las anarquistas, u a los hombres
y mullers d’o POUM, que heban ensayau nuevos metodos de relacions economicas, socials y
culturals entre las personas. Cómo se prescindió en a transición d’a experiencia de profesionals de
totas las ramas d’o saber que construyoron las suyas vidas luen d’o suyo fogar. Y cómo no
s’investigó sobre la represión, sobre la experiencia d’as mullers, d’os ninos en escuelas racionalistas,
las colectivizacions, y un largo etcetera. L’esmemoria historica flagrant diz muito d’a madurez
ideolochica d’as sociedatz contemporanias y d’os suyos intereses.
Pero en este país y en este totum revolutum, poco a poco, los anarquistas imos construyindo lo
nuestro propio edificio. Libro a libro, folleto a folleto, cinta a cinta, seguimos treballando,
acumulando ya una experiencia d’anyos de treballo y actuando colectivament en diversos espacios
cheograficos, cheneracionals y ,mesmo, con practicas y experiencias diferents. Poco a poco
hemos construyiu bibliografías y bibliotecas importants, los alazetz d’a conoixencia que nos
permiten aprender, acumular y reflexionar sobre la experiencia. Y, amás, chovens investigadors
realizan agora nuevas aportacions a la historia colectiva.
Perque escribir dimpués d’investigar en historia social forma parte tamién de la luita y la militancia
como han expresau a la perfección los miembros d’os grupos d’os tallers d’historia en Inglaterra.
Como comentaba en un fermoso volumen l’historiador radical Eric Hobsbawm: “Inevitablement,
totz nusatros formulamos per escrito la historia d’o nuestro tiempo quan tornamos la vista a lo pasau
y, en bella medida, luitamos en as batallas de hue con traches d’epoca”.
Este volumen que lo lector tiene entre las mans ye vestiu, indubdablement, con traches d’epoca, a lo
son d’as cancions revolucionarias que sobre la Comuna se cantan encara en as carreras de París, u
en as tabiernas de meyo mundo. Traches d’epoca, banderas, barracalas, simbolos de luita que van,
indubdablement, d’as banderas negras d’os texidors de Lyon, a las petroleras de París, los hombres
d’a Patagonia rebelde, Nestor Makhno, Di Giovanni u las milicianas espanyolas. Poco a poco
aonformamos un universo cultural que día a día s’enriqueix con nuevas aportacions, con nuevos
rostros y experiencias.
Y heba de plegar, en esta recuperación d’o pasau y d’a suya lectura instructiva y goyosa lo redolín de
Louise Michel y la Comuna de París, una experiencia autochestionaria que nos queda mas amán d’oque podamos pensar como podemos comprebar a la fin d’este prelogo a la luz d’o escrito de
Federica Montseny.
Louise Michel ye encara una gran desconoixida d’o panorama cultural y social espanyol.
Indubdablement, estió muito mas popular entre las cheneracions obreras de finals d’o sieglo XIX y
lo primer quarto d’o sieglo XX a causa d’a difusión que d’a suya figura y las suyas accions se
facioron. L’historiador Jean Maitron realizó una detallada biografía de Michel en o suyo extenso
Diccionario biografico d’o Movimiento Obrero en Francia; a ella nos reclamamos, asinas como
tamién a quantas obras de recient aparición sobre ella, como lo libro d’Edith Thomas y, naturalment,
a los retz que van configurando un d’os fichers mas ricos y diversos de l’actualidat.
Louise Michel naixió lo 29 de mayo de 1830 en Vroncourt-la-Côte (departamento de Haute-Marne,
Francia). Murió en Marsella lo 9 de chinero de 1905 dimpués d’una vida azarosa y plena de luita
social. La vida d’esta muller menuda y activa se desenvolvió en os anyos convulsos que chestoron
l’aparición d’o movimiento obrero en Europa y las suyas vicisitutz s’entrelazan de contino. En a suya
biografía amaneixen y reaparexen tamién los nombres d’hombres y mullers internacionalistas que
participoron d’ixa interminable luita social, una luita hue inchustament ixuplidada mesmo per
aquells que goyan d’os beneficios que a la humanidat reportó.
Lo suyo perfil biografico no difiere d’o d’a mayoría de mullers obreras francesas d’a suya epoca.
Filla natural d’una sirvienta y d’un terratenient leva lo apelliu d’a suya mai, Marie Anne Michel, y i
hai dubdas sobre lo suyo prochenitor (entre un pai, Étienne C. Demais, u lo suyo fillo). Manimenos,
estió tutelada y educada per los suyos güelos paternos convencius republicans y racionalistas.
Per esta razón lo suyo perfil biografico s’orientará enta atros caminos que los de treballar como
simpla criada analfabeta en o campo. Los suyos güelos le amostroron no nomás a leyer y escribir
sino tamién fomentoron lo suyo interés per la mosica, la luita social y las ideyas d’a Ilustración.
Conoixió dende nina a los grans ilustraus, inspiradors directos d’as ideyas anarquistas: Voltaire
y Rousseau. La lectura d’os escritos sobre educación, tolerancia y bondat intrinseca d’o ser humano
facioron que grillara en ella la pasión per la ensenyanza, per lo traste de liberación personal mas
potent que puede tener en as suyas mans la clase treballadera ya que rebaila la conscienciación y
l’acción.
Michel recuerda en as suyas memorias lo suyo deseyo d’estar poeta, en uns anyos en que la
naturaleza yera lo suyo meyo fisico, an se desenvuelte la suya infancia y adolescencia prenyada
d’aspiracions igualitarias. Ensenyanza y poesía que, achirmanadas, recuerdan a los proletarios que
pueden elevar-se a atros libels que trasciendan la suya utilización como bestias de carga u de
treballo. Como afirmaban los libeladors angleses, pocos anyos dinantes: “la poesía yera l’elemento
liberador d’a ment de l’hombre atrancau en un cuerpo que nomás sirve pa lo treballo”.
Dimpués d’a muerte d’o güelo, lo suyo gran inspirador, a los vinte anyos obtiene lo titol de
mayestra, pero se negó a fer lo churamento a Napoleón III, y ixo la apartó d’a posibilidat de
treballar en a ensenyanza publica como funcionaria. Orientada enta la escuela libre, venteanyera,
ubre escuelas entre los anyos 1852 y 1855 en quantas poblacions francesas (Audeloncourt,
Clefmont, Millières) d’a suya provincia natal. Invierte en este prochecto personal los estalbios que
le i heba legau lo suyo güelo.
Lo suyo prochecto d’educación igualitaria luego le trayerá problemas y ye denunciada per los pais
de qualques alumnos que no comparten los suyos ideyals republicans. En aquells anyos fomenta la
participación d’as alumnas en as clases, realizan treballos practicos no memoristicos y amás
introduz lo teatro en a escuela a partir d’obras creyadas per ella mesma. Naturalment, se prohiben
los castigos fisicos u la coacción moral y, amás, mete enfasis en a ensenyanza racionalista a partir
d’o desembolique d’as sciencias naturals y la obserbación y lo respecto a la naturaleza.
Pero lo meyo rural no responde a las suyas expectativas, ye retrograu y costumbrista y Michel
decide ir a la gran ciudat: París. La ciudat d’a luz ye lo destín soniau de totz aquells que creyen en oprogreso y lo cambio. París ye la ciudat an las ideyas ilustradas se palpian en a carrera, cuna d’as
grans revolucions, la ciudat romantica an los treballadors se reunen en conspiracions nocturnas y an
la literatura cercula librement. La choven Louise no cella en a suya anglucia de convertir-se en
escritora y poetisa, y París ye la suya oportunidat, como lo yera pa la mayoría de labradors
franceses que s’endrezan enta las fabricas y tallers d’a gran urbe.
París estió la ciudat descrita machistralment per Victor Hugo, lo escritor mas popular y reconoixiu
d’a suya epoca y que influye, y muito, la obra de Michel. Totz dos mantendrán una buena amistat
reflectada en a suya colección de correspondencia que va d’o 1850 (Michel ye encara en o campo)
dica 1879.
Y, asinas, en 1856 la ciudat conoixe a l’educadora Louise Michel, que treballará quince anyos
ininterrompidament dende la suya escuela d’a carrera Houdon numero 24, pa pasar tres anyos mas
tarde a Oudot.
L’actividat d’a choven mayestra y escritora ye frenetica. Michel aprofita las nueitz y los festivos pa
vulcar la suya capacidat creyadora, escribir, buscar historias, investigar, conoixer y, naturalment,
publicar. Per fin las suyas obras veyen la luz, o suyo suenio dorado y, como muller que ye y que
sabe como ye de misochino lo mundo literario d’a suya epoca, sinyatura beluns d’os suyos poemas
con seudonimo: Enjoldras, un personache d’os Miserables, la novela per entregas mas popular d’o
suyo tiempo an los heroes y antiheroes forman parte d’a clase proletaria.
Activa, noctambula y activista, Michel luego se veye immersa en os ambients d’o París
revolucionario y colabora en a prensa obrera con os suyos escritos y poemas. La suya singularidat
ye important, no totas las mullers escriben, y pocas lo fan bien, como ella. Manimenos, dentro d’o
meyo revolucionario i hai hostilidat manifiesta enta las mullers, las ilustradas, y tamién las obreras.
Luego Michel observará, no sin dolor, la misochinia que se desprende d’os meyos mas afíns. Un
eixemplo d’ixo son las obras d’o suyo amigo Proudhon que, en Amor y matrimonio, ataca con
violencia la condición femenina.
En cambio, atros revolucionarios le brindan lo suyo emparo: un d’os suyos millors amigos ye
Eugène Varlin, tamién conoixe a Raoul Rigault y Èmile Eudes. La suya personalidat cautiva a lo
popular editor de Le Cri du Peuple, Jules Vallès que la convida a colaborar con os suyos textos.
La vida asociativa la apasiona, en 1862 forma parte d’a Unión d’os poetas y tamién de quantas
asociacions d’aduya a mullers treballaderas.
En 1865 se decide a vender las tierras heredadas d’os Desmahis pa poder establir-se definitivament
en París. Tot contacto con a suya tierra natal s’ha tallau, y pareixe que a Michel le apasiona la vida
en a gran ciudat.
S’estableix en a carrera Cloys con una viella institutriz, la sinyora Vollier. La reemplazará a la suya
muerte Caroline Lhomme, tamién aviellida y indichent.
Un problema común en as institutrices yera que a la fin d’a suya vida no teneban salario belún. Los
problemas derivaus d’a falta de condicions minimas pa poder vivir l’enervan. Muestra la suya
solidaridat con os mas desfavorexius, pero la suya acción no se pa en a caridat, a lo contrario, la
suya acción s’encamina cada vegada mas adintro d’a organización de la luita social.
En 1870 conoixe a una d’as suyas parellas sentimentals. Se tracta d’un partidario de Blanqui,
Théophile Ferré, que será executau lo 28 de noviembre de 1871. Ella mesma tamién ye partidaria
blanquista. Lo 12 de chinero d’o mesmo anyo heba participau en l’enrueno d’o periodista
republicano Victor Noir asasinau per un individuo siniestro protechiu en os meyos policials. Michel
acude vestida d’hombre, y seguntes cuenta, con un revolver en a pocha. En agosto participa en a
gran manifestación organizada per los radicals de Blanqui en defensa de dos detenius (Etudes y
Brideau) y entrega a lo gubernador militar de París, lo cheneral Trochu, un escrito redactau per
l’historiador Michelet. L’actividat de Michel no acaba aquí, la trobamos en octubre lanzando
proclamas a las enfermeras y a los “ciudadans d’o libre pensamiento” pa desfender la ciudat d’os
prusians. Naturalment, forma parte d’os comités de vichilancia de districto XVIII y participa en unagran manifestación a final de mes a favor d’a Comuna; dos meses dimpués ye arrestada per primera
vegada per participar en una manifestación de mullers.
En aquells días, se presachia lo gran momento d’os treballadors parisinos: La Comuna. La situación
en Francia ye terrible: Napoléon III ha estau redotau per los prusianos y se prepara la marcha d’os
vencedors sobre la capital. Los parisins no quieren rendir la ciudat ni veyer-la rebaixada,
s’organizan per vicos y luego remeran las zagueras barracalas de 1848.
Los internacionalistas salen a las carreras, los republicans, los blanquistas y un sinnumero de
proletarios urbans, mullers, aturaus y un largo etcetera.
L’actividat se multiplica en aquells meses densos de febril actividat: la población s’enchega a partir
d’o dialogo y l’asembleya permanent, y ye conscient cada vegada mas d’a suya propia fuerza. Lo
lugar parisino ye fustigau per los versalleses ya rendius Per fin en chinero de 1871, Louise Michel
ubre fuego contra las tropas d’o cheneral Trochu. Forma parte d’a multitut organizada y armada que
desfiende l’alcaldía de París de l’exercito invasor y d’os versalleses. Louise Michel va vestida de
guardia nacional. La Comuna ha empecipiau a caminar. En marzo d’o mesmo anyo se produz un
escayecimiento que cambiará la historia d’a humanidat, y Louise Michel nos lo describe de primera
man en una cronica a meyo camín entre la literatura y lo moderno periodismo, que ye naixendo en
aquells anyos.
Louise Michel poco dimpués, en 1871, formará parte d’ixo que se dio en clamar las petroleras, las
mullers que salioron a la carrera, en as barracalas de París y asombroron a la suya cheneración per
la suya arrullo y valentía. A partir d’aquí Michel dentra de pleno en a historia de la luita social y
formará parte d’a historia revolucionaria d’as clases treballaderas europeas. Lo suyo compromiso en
aquellas chornadas la levará a l’exilio en Nueva Caledonia y, baixo la influencia d’unatra muller,
Nathalie Lemel, unatra comunera tamién deportada, abrazará las ideyas anarquistas.
Son los anarquistas los primers que describen la vida d’esta luitadora en a prensa d’Espanya.
Periodicos como La Tramontana, de Llunas y Pujals, ya publican a tota pachina informacions sobre
La Comuna, u incluyen a Louise Michel en ixo que se dio en clamar Mullers d’a Revolución, con
breus semblanzas biograficas de personaches destacaus.
Sin dubda beluna, un d’os textos literarios mas populars que hemos trobau ye la monografía d’os
chirmans Paul y Victor Margueritte sobre la Comuna y que leva lo mesmo titol. Curiosament ,se
publica en Espanya en 1932 y se reedita quantas vegadas, encara que s’amputan partes d’a obra
orichinal. La edición espanyola consta de mas de cincientas pachinas y ye una obra freqüent en as
bibliotecas anarquistas. Amaneixen entre los personaches de ficción l’historiador que represienta
clarismamente lo ya dentrau en anyos Michelet.
Anarchie————–Vulgaires machins(2:19)
L’analisi y las ensenyanzas d’a Comuna en o movimiento libertario espanyol.
En plena revolución social espanyola, una gran admiradora de Louise Michel decide escribir un
opusclo sobre la Comuna de París. Se tracta de Federica Montseny a qui la suya mai, l’activa
periodista Teresa Mañé, introdució en as biografías femeninas d’o movimiento obrero europeu. Sin
dubda, Teresa Mañé estió una d’as divulgadoras d’a obra de Michel ya que yera traductora de
francés pa diversas editorials espanyolas y amás publica en a editorial familiar La Revista Blanca y
las suyas diversas publicacions quantas obras divulgativas sobre tematica d’a muller. L’impacto d’a
celebración d’o aniversario d’a Comuna de París ye tant important dentro d’o proletariau espanyol,
que Teresa Mañé y Joan Montseny trían esta celebración pa anunciar a los suyos companyers y
amigos la suya “unión libre” y editan, amás, un folleto commemorativo d’a dople celebración: Dos
cartas. Publicadas en 18 de marzo de 1891, días d’o suyo vinclo matrimonial. Un dople acto prenyaude simbolochía laica y didactica sobre las chestas d’o movimiento obrero internacional que chupiu
de autodidaxia construye lo suyo propio calandario de celebracions a la marguin d’a sociedat
establida. Lo prochecto d’autoconstrucción de nuevas celebracions y d’escayecimientos ye una
constant d’as practicas asociativas d’os treballadors industrials que luitan contra la
despersonalización y l’analfabetismo.
La escritora y publicista Federica Montseny, redacta dentro d’o contexto revolucionario una obreta
publicada per las usinas de propaganda d’a CNT-FAI baixo lo titol: La Commune, primera
revolución conscient. La encorporación d’as masas populars a la historia.
Con una agudeza impresionant, Montseny realiza aquí un d’os suyos millors treballos
d’introspección sobre lo feito revolucionario. Una introspección que luego habrá d’abandonar per la
suya participación en o gubierno de Largo Caballero como ministra de Sanidat. Tot y con no tener
l’anyo d’edición d’o opusclo, hemos de pensar que ye d’os primers tiempos d’a revolución. La
virulencia verbal d’as afirmacions —comunas en os textos de Federica y tamién d’o suyo pai Joan
Montseny— contrasta con a suya actuación politica en o mesmo periodo.
En tot l’opusclo s’observan los suyos dotes de lectora atenta y conoixedera d’o pasau, d’o contexto
d’a Revolución francesa y d’a Comuna, que encierta a comparar con a Revolución espanyola:
“Estalla la Revolución francesa, son escapezaus los reis, ye destruyiu lo poder feudal, ye arrebatau
lo poder absoluto de mans d’a monarquía, y se produz una revolución de tipo politico que destruye
pa siempre la ideya de Dios, vinculada a la sobiranía d’os reis. Immediatament se fa la santa alianza
de totas las monarquías contra la Revolución francesa, la mesma santa alianza que s’ha feito hue
contra Espanya y la Revolución espanyola. S’unen los países, totz contra Francia”. L’analisi aguda
coincide con as primeras apreciacions d’os anarquistas que observan l’autismo europeu debant d’a
situación espanyola y lo desgaste progresivo d’as conquiestas revolucionarias que empecipian
rapidament a erosionar-se a mans d’as clases meyas y d’os partius socialistas, comunistas y
republicans que s’oposan a las colectivizacions, los prochectos de municipalización de viviendas,
d’as escuelas u d’o salario unico.
La ideya, lo municipalismo, ye una constant en os escritos d’a familia Montseny y ha estau mesa en
practica en a mayoría de municipios an s’implementan las premisas libertarias en chulio de 1936. Lo
poder municipal ye exerciu cutianament en a chestión d’os comités u d’os ciudadans dende l’alcaldía
y las consellerías. No en vano, lo comunismo libertario ha estau la opción acceptada per la mayoría
anarcosindicalista en o zaguer gran debat sindical. Una ideya entachonada ya per lo pedagogo
Ferrer Guardia en a Huelga Cheneral a primers de sieglo. Una ideya ensayada ya en cooperativas de
producción (ladrillerías, vidrierías, fabricas textils u economatos y editorials), ye decir, treballada y
acariciada en practicas alternativas a la marguin d’os asayos capitalistas y d’o control d’o Estau.
Montseny estableix rapidament lo paralelismo entre Espanya y la Francia de 1871: “Han pasau
sixanta y seis anyos dende que la Commune, con os suyos Consellos comunals y las suyas
asociacions de productors organizaus, estió vencida entre dos fuegos. Sixanta y seis anyos de luita,
en os quals las ideyas han iu cherminando. No yeran comunistas, perque no podeban clamar-se tal.
Yeran comunalistas. Aquell movimiento estió, precisament, lo que ha estau siempre en Espanya lo
movimiento federalista y libertario. Yera lo municipio con dreitos de poder constituyiu, organizando
la vida sobre lo pacto u federación y lo mutuo alcuerdo. Si la ideya d’a Commune i hese trunfau en
Francia, s’habría constituyiu lo Gran Consello Federal. Cada provincia, cada ciudat habría teniu
Consellos comunals autonomos, con una Federación entre ell. Politicament, estas yeran las ideyas
d’a Commune. Ideyas enradigadas entre nusatros, vinculadas a la nuestra propia vida, y ixa ye la
interpretación que tienen las nuestras comunas libres” […] “dimpués de sixanta y seis anyos rechitan
en Espanya, perque estas ideyas son completas, en l’aspecto politico. Se devantan sobre los dreitos
de l’hombre y d’o ciudadano. L’hombre con dreito a la libertat, con dreito igual a la vida; l’hombre
pactando d’alcuerdo con os de demás hombres. Y de l’hombre a lo Municipio, d’o Municipio a
l’Asociación de Municipios, a la Federación Universal. Ideyas federalistas en l’orden politico,
que represientan la libertat humana, que la enlazan y la vinculan, resumindo-la en esta frase quasi
definitiva de Pi i Margall: «La libertat d’un, remata an empecipia la libertat de l’atro»”.Si hemos feito este chicot curte sobre l’analisi d’una periodista espanyola sobre la Comuna en o
contexto de 1936 ye pa verificar cómo lo movimiento anarquista espanyol aprende de contino d’a
propia historia, cómo interactúa y reemprende constantment lo filo d’as viellas conquiestas pa
abanzar de nuevo y cómo busca en o pasau nexos de formas de luita ya ensayadas.
Per zaguer, Federica Montseny rende un chicot homenache a la Virchen Roya, a la menuda Louise
Michel, pedagoga, poeta, escritora, petrolera y barracalista, conferenciant y activa luitadora, baixo
lo epigrafe: Dos figuras gloriosas d’a Commune. Se refiere, baixo este epigrafe a qui los anarquistas
claman: “un sabio chusto y rebelde”, Élisée Reclus, que formaba parte d’una familia de cheografos
y antropologos anarquistas y l’autor d’a obra traducida per Anselmo Lorenzo pa los alumnos d’a
Escuela Moderna: L’hombre y la tierra, un d’os libros mas leyius y estimaus d’o proletariau espanyol
que dio a conoixer de forma racionalista lo globo y las suyas marabillas y que formó a los nuestros
güelos en o respecto y l’amor a la naturaleza.
L’atra gran figura descrita per Montseny, ye Louise Michel: “Una choven institutriz… muller
excelsa, nobilisma, que luitó como qui mas luitase y que pronunció debant d’o Tribunal unas parolas
solemnes que, per ell solas, estarían pro pa incorporar-la a la historia. Per estar muller y per estar
filla, encara que ilechitima, d’una familia noble, que treballó constantment pa salvar la suya vida,
los chueces quereban estar clements con ella, s’heban comprometiu a estar-lo, y l’arrogancia d’a
revolucionaria le fació decir-les: «No m’ofendatz, no me degradetz con un perdón que ni quiero, ni
amenesto, ni mereixco. He luitau de conchunta con os quals mas han luitau, he disparau de
conchunta con os quals mas l’han feito; exicho pa yo la honor d’a muerte que hetz dau a los atros»”.
Seguntes Montseny: “Louise Michel sintetiza la Commune, tot lo que yera como eflorescencia
chenerosa, como manifestación esplendida d’ideyas superiors, d’una nueva concepción d’a sociedat
y d’a vida”.
Nos felicitamos pus, en tener este volumen entre las mans que nos leva a las carreras de París presas
per los suyos ciudadans y ciudadanas y a la experiencia de vivir en libertat. Una traducción
escoscada y una aproximación a lo publico de fabla hispana que mereixe un puesto en as nuestras
bibliotecas.
Epilogo
Como cada primavera, dende fa decenios, en o clamau “tiempo d’as ciresas” los revolucionarios
acuden a lo fosal de Père-Lachaise a depositar un zarpau de ciresas, uns cigarretz y qualques ramas
en flor en o clamau paretón d’os federaus. Una presentalla laica a los companyers que empecipioron
lo camín de la luita social en o qual totz seguimos. Tamién beluns brindan a la salut d’os bravos
luitadors de París. Unas cancions salen de quantos garganchons entre la boira d’o ciminterio: “Lo
Tiempo de ciresas”, “La Semana Sangrienta” y lo canto d’Eugène Pottier que nos recuerda, como a
lo chicotz Nicolás, que la Comuna no ha muerto;
Tout ça n’empêche pas Nicolas
Qu’la Commune n’est pas morte
Tout ça n’empêche pas Nicolas
Qu’la Commune n’est pas morte
Ballade en honneur de Louise Michel/Belada en honor de Louise Michel(Paul Verlaine)—————
NMB Brass Band (3:28)
Every Breath You Take – The Police
En 1983 la banda britanica The Police lanzó lo suyo disco Synchronicity. En ell amaneixe Every
Breath You Take, que decamín se convirtió en un d’os suyos temas de referencia. Estió componiu,como no, per Sting. Esta supuesta canción d’amor ye, en realidat, una historia de resaca: un hombre
refusau se dedica a espiar a la suya ex-parella de día y de nueit, tot muito menazador. Manimenos
muita chent la considera muito romantica, imachino que perque no s’han aturau a escuitar la letra.
Every breath you take/Cada vegada que alientes———The Police (3:48)
Cada vegada que alientes
cada vegada que te muevas
cada lazo que trenques
cada paso que des
te seré cosirando
Cada día
cada parola que digas
cada chuego a lo qual chugues
cada nueit en que te quedes
te seré cosirando
Oh, como puetz no veyer
que me perteneixes
cómo le duele a lo mío pobre corazón cada paso que das
Cada vegada que te muevas
cada promesa que trenques
cada riseta que finchas
cada reclamación que faigas
te seré cosirando
Dende que te fues he estau perdiu, sin rastro
soneyo per la nueit y nomás puedo veyer la tuya caramiro a la mía arredol pero ye a tu a quí no puedo reemplazar
siento muito fredo y anhelo lo tuyo abrazo
sigo plorando chiqueta, chiqueta, per favor
Cada vegada que te muevas
cada promesa que trenques
cada riseta que finchas
cada reclamación que faigas
te seré cosirando
Every breath you take/Cada vegada que alientes———Gloria Gaynor(2 .47)
Y, por agora, iste ha estau o suenio de hue. Ya sabes que, si t’ha feito goyo, t’aspero o proximo
mierques en Radio La Granja, en o 102.1 d’a FM. Entremistanto, nos veyemos en os suenios, nos
ascuitamos en la Radio. Salut y emparo mutuo!!!!
Un cielo color vino/ un ciel color vin——————Lingerie (4:29)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .