O Suenio d’o Dragón: De Shakespeare a Bierce.

Ir a descargar

Buen dia, si hue ye mierques as 11 d’o maitín, y somos en Radio La Granja, isto ha de ser….O Suenio d’o Dragón.
Dende o vico de San José, en Zaragoza, Ciudat Prisión, trango a trango, luitamos y no reblamos!!!!
Prencipiamos!!!!
Sueños retorcidos/ Suenios retuertos————–El Corazón del Sapo(3:05)

Mosica de fundo—2218————Moby (2002) .

Bueno, ya sabes que si quiers participar u aportar bella cosa a o programa, lo puetz fer d’as siguients trazas:

A primera, clamando a o programa en directo a nueu siet seis trenta y seis uitanta y ueito novanta y quatro; nueu siet seis tres seis ueito ueito nueu quatro

Tamién, ninviando un mensache a o guasap almadeta osdd seis ueito nueu novanta y ueito zero seis vinte y siet; almadeta seis ueito nueu nueu ueito zero seis dos siet.

Y, mesmo, por correu electronico, osueniododragon roba gmail.com, tot chunto y en minusclas; u si lo prefieres, en a pachina d’o mesmo nombre de Radio Patio Facebook.



Julio César (Julius Caesar) ye una cinta estadounidense de 1953 basada en a obra de teatro homonima escrita per William Shakespeare.

La cinta estió endrezada per Joseph L. Mankiewicz y contó con Marlon Brando en o papel de Marco Antonio, James Mason en o de Bruto, John Gielgud en o de Casio y Louis Calhern en o de Julio César.


Soy la Anarquía—————————–Yo soy Julio César (1:43)

Bien pus, d’a obra de Willian Shakespeare en que se basa la cinta, hue he traduciu pa tu lo pasache d’a lectura d’o testamento de César per Marco, Antonio, una scena de gran fuerza scenica, que nos deixa veyer que, de bella traza, lo lugar se contenta con as suyas cadenas mientres tienga pan y circo; y que la suya memoria ye tant voluble como la suya fidelidat… astí va pus…

William Shakespeare (1564-1616) The Tragedie of Iulius Cæsar

(Marco Antonio s’endreza a lo Pueblo romano arrechuntau en o Foro, levando en brazos lo calavre de César, apunyalau per los libertadors, encabezaus per Casio y Bruto. Los ciudadans ruchen de goyo per la muerte d’o tirano y aucan a Marco Antonio, lo millor amigo de Julio César)

Antonio: Amigos, romans, compatriotas, escuitatz-me: he veniu a enronar a César, no a emponderar-lo. Lo mal que fan los hombres les sobrevive; lo bien gosa quedar sepultau con os suyos uesos. Que asinas ocurra con César

Bruto tos ha dito que César yera ambicioso: si l’estió, yera la suya una falta grieu, y grieument la ha pagau. Per la benevolencia de Bruto y d’os de demás, pus Bruto ye un hombre d’honor, como lo son totz, he veniu a charrar en o funeral de César.

Estió lo mío amigo, fidel y chusto con yo; pero Bruto diz que yera ambicioso. Bruto ye un hombre honorable. Trayió a Roma muitos prisioneros de guerra, que los suyos rescates implioron lo tresoro publico. Puede veyer-se en esto l’ambición de César? Quan lo pobre ploró, César l’aconsoló. L’ambición gosa estar feita d’una aleyación mas dura. Pero Bruto diz que yera ambicioso y Bruto ye un hombre d’honor.

Totz veyietz que, en as Lupercales, le ofrié tres vegadas una corona real, y tres vegadas la refusó. Ixo yera ambición? Pero Bruto diz que yera ambicioso y ye indubdable que Bruto ye un hombre d’honor.

No charro pa desmentir lo que Bruto dició, sino que soi aquí pa decir lo que sé
Totz le ametz bella vegada, y no sin razón. Que razón, alavez, tos impide agora fer-le lo duelgo? Ai, raciocinio t’has refuchiau entre las bestias, y los hombres han perdiu la razón!… Perdonatz-me. Lo mío corazón ye astí, en ixes espullos funebres, con César, y he d’aturar-me dica que torne en yo…

Primer ciudadano: Creigo que i hai muita sapencia en o que diz

Segundo ciudadano: Si t’aturas a pensar-lo, César cometió una gran error

Tercer ciudadano: Ah, si? Me temo que belún pior ocupará lo suyo puesto.

Quarto ciudadano: Le has amprau atención? No creigo que ell querese prener la corona. Y per tanto, no yera un ambicioso.

Primer ciudadano: Y si se descubrise que l’estió… beluns lo suportaríanos.

Segundo ciudadano: Pobret, los suyos uellos son royos como lo fuego de plorar…

Tercer ciudadano: No i hai dengún mas noble en Roma que Antonio.

Quarto ciudadano: Ampra-le atención, que empecipia a charrar unatra vegada.

Antonio: Ahiere la parola de César habría prevaliu contra lo mundo. Agora chace astí y dengún i hai pro humil como pa reverenciar-lo. Oh, sinyors! Si tenese lo proposito d’excitar a vuestras mentz y los vuestros corazons a la revoltina y a la colera, sería inchusto con Bruto y con Casio, qui, como totz sabetz, son hombres d’honor. No quiero estar inchusto con ells. Prefiero estar-lo con o muerto, con yo y con vusatros, dinantes que con ixes hombres tant honorables!

Pero aquí i hai un bercamino con o siello de César. Lo trobé en o suyo gabinete. Ye lo suyo testamento. Si se fese publico esta desposición i que, perdonatz-me, no tiengo intención de leyer, irían a besar las feridas de César muerto y a chupir los suyos mocadors en a suya sagrada sangre. Sí. Suplicarían un cabello suyo como reliquia, y en morir lo mencionarían en o suyo testamento, como un rico legau a la suya posteridat!

Quarto ciudadano: Queremos escuitar lo testamento. Leye-lo, Marco Antonio

Totz los ciudadans: Lo testamento!. Lo testamento! Queremos escuitar lo testamento d’o César.

Antonio: Tenetz paciencia, amigos. No he de leyer-lo. No ye convenient que sabatz dica que extremo tos amó César. No sotz feitos de fusta, no sotz feitos de piedra, sotz hombres, y, como hombres, si sentitz a desposición de César tos itz a enfurexer, tos itz a tornar locos. No ye bueno que sabatz que sotz los suyos hereders, pus si lo sabesetz, podría ocurrir qualsequier coseta.

Quarto ciudadano: Leye lo testamento. Queremos escuitar-lo, Antonio: has de leyer-nos lo testamento, lo testamento de Cesar.

Antonio: Queretz tener paciencia? Queretz asperar un momento? He iu masiau luen en decir-tos esto. Temo agraviar a los honorables hombres que los suyos punyals trespasoron a César. Lo temo!

Quarto ciudadano: Ixes hombres honorables son uns traidors!

Totz los ciudadans:Lo testamento! Lo testamento!

Segundo ciudadano: Son uns miserables asasins! Lo testamento! Leye lo testamento!

Antonio: M’obligatz a que leiga lo testamento? En ixe caso, formatz cerclo arredol d’o calavre de César, y deixatz-me amostrar-tos a qui fació lo testamento. Baixo? Me datz lo vuestro permiso?

Totz los ciudadans: Baixa!

Segundo ciudadano: Baixa!

Tercer ciudadano: Tiens permiso!

Quarto ciudadano: Amanatz-os, fetz un cerclo.

Primer ciudadano: Fetz puesto a lo calavre.

Segundo ciudadano: Fetz puesto a lo noble Antonio.

Antonio: No m’empentetz! Aluenyatz-os!

Totz: Dezaga, dezaga!

Antonio: Si tenetz glarimas, preparatz-os a redamar-las. Totz conoixetz este manto. Recuerdo la primera vegada que César s’o metió. Yera una tarde de verano, en a suya botiga, lo día que venció a los nervos. Miratz: per aquí penetró lo punyal de Casio! Veyetz que breca ubrió l’invidioso Casca! Per esta atra le apunyaló o suyo muito amau Bruto! Y en retirar lo suyo maldito acero, observatz como la sangre de César lo siguió, como si ubrise de par en par pa cerciorar-se si Bruto, malignament, la hese clamau. Perque Bruto, como sabetz, yera l’anchel de César. Chudgatz, oh dioses, con que ternura le amaba César! Ixe estió lo truco mas cruel de totz, perque quan lo noble César veyió que ell l’apunyalaba, la ingratitut, mas fuerte que las armas d’os traidors, l’anihiló completament. Alavez estalló lo suyo poderoso corazón, y, cubrindo-se lo rostro con o manto, lo gran César cayió a los pietz d’a estactua de Pompeyo, a lo piet d’a quala se desangró… Oh, qué funesta caita, conciudadanos! En aquell momento, yo, y vusatros, y totz, cayiemos, entre que la sangrienta traiduría nos capuzaba. Agora ploratz, y me doi cuenta que empecipiatz a sentir piedat. Ixas glarimas son chenerosas. Almas compasivas: per qué ploratz, si nomás hetz visto la ixalapada tunica de César?

Miratz aquí. Aquí ye, esfegurau, como veyetz, per los traidors.

Primer ciudadano: Penoso espectaclo!

Segundo ciudadano: Ai, noble César!

Tercer ciudadano: Funesto día!

Quarto ciudadano: Traidors! Miserables!

Primer ciudadano: Sangrienta visión!

Segundo ciudadano: Queremos venganza!

Totz: Venganza! Chuntos! Acazatz-los, crematz-los, matatz-los, degollatz-los, no deixetz un traidor vivo!

Antonio: Contenetz-os, ciudadans!

Primer ciudadano: Calma! Escuitemos a lo noble Antonio!

Segundo ciudadano: L’escuitaremos, lo seguiremos y moriremos per ell

Antonio: Amigos, querius amigos: que no sía yo qui tos empente a la revuelta. Los que han consumau esta acción son hombres dignos. Desconoixco qué secretos contornillos teneban pa fer lo que facioron. Ells son sabios y honorables, y no dubdo que tos darán razons. No he veniu, amigos, a excitar las vuestras pasions. Yo no soi orador como Bruto, sino, como totz sabetz, un hombre franco y sencillo, que quereba a lo mío amigo, y ixo lo saben muito bien los que me permitioron charrar d’ell en publico. Perque no tiengo ni taliento, ni eloqüencia, ni merito, ni estilo, ni cenyos, ni lo poder d’a oratoria pa enardeixer la sangre d’os hombres. Charro planament y nomás digo lo que vusatros mesmos sabetz. Tos amuestro las feridas de l’amau César, pobres, pobras bocas mudas, y les pido que ellas charren per yo. Pus si yo estase Bruto, y Bruto Antonio, ixe Antonio espacenciaría las vuestras almas y metería una luenga en cada ferida de César capaz de commover y amotinar los alazetz de Roma.

Totz: Nos amotinaremos.

Primer ciudadano: Cremaremos la casa de Bruto!

Tercer ciudadano: Imos, pus, acacemos a los conspiradors!

Antonio: Escuitatz-me, ciudadans. Escuitatz-me lo que he de decir.

Totz: Alto! Escuitemos a lo noble Antonio.

Antonio: Pero, amigos, no sabetz lo que itz a fer! Qué ha feito César pa mereixer lo vuestro afecto? No lo sabetz. Yo tos lo diré. Hetz ixuplidau a desposición que tos charré.

Totz: Ye verdat, lo testamento! Asperemos a sentir lo testamento.

Antonio: Aquí ye, con o siello de César. A totz y cadagún d’os ciudadans de Roma, lega setanta y cinco dracmas.

Ciudadano segundo: Noble César! Vengaremos la suya muerte!

Tercer ciudadano: Oh, magnanimo César!

Antonio: Tenetz paciencia y escuitatz-me:

Totz: Alto!

Antonio: Lega, amás, totz los suyos paseyos, las suyas quintas particulars y los suyos chardins, recientment plantaus a este costau d’o Tíber. Los deixa pa cutio a vusatros y a los vuestros hereders, como parques publicos, pa que tos pasiez y recreyiez.

Este sí que yera un César! Quan tendretz unatro como ell?


Roma———————————-Rexurgir(4:03)



y de

Ambrose Bierce
(Meigs County, Ohio, 1842 – Chihuahua, Mexico, 1914)


Lo mío crimen favorito (1888)
(“My Favorite Murder”)
[The Parenticide Club, I]
[Lo clan d’os parricidas, I]
Orichinalment publicau en o periodico The San Francisco Examiner
(16 de setiembre de 1888).

Dimpués d’haber asasinau a la mía mai en circumstancias singularment atroces, fue arrestau y habié de fer frent a un chudicio que duraría siet anyos. Lo chuez d’o Tribunal d’Absolución, en encomendar a lo churau la suya fayena, sinyaló que lo mío crimen yera un d’os mas espantosos que le heba tocau resolver en a suya vida.
En ixe momento, lo mío advogau se devantó y dició:
—Con a venia d’a suya Senyoría, los crimens son horribles u agradables nomás quan se los compara. Si vusté conoixese los detalles de l’anterior asasinato que lo mío client cometió, lo d’o suyo tío, apreciaría en o suyo zaguer delito (si ye que asinas puede denominar-se) una cierta compasión pacient y consideración filial enta los sentimientos d’a victima. D’a espantosa crueldat que acompanya a lo primer crimen no podeba deducir-se, si se quereba estar conseqüent, mas que un veredicto de culpabilidat. De no haber estau perque lo machistrau president d’o tribunal endrezaba una companyía de seguranzas que acceptaba polizas contra l’enforcamiento (una d’as qualas heba estau conduciu per lo mío client) no sé de qué unatra traza decent podría haber estau absuelto. Si La suya Senyoría estase tant amable d’escuitar, a titol d’ilustración y asesoramiento, lo relato d’os feitos, lo mío desgraciau client accedería a exposar-los baixo churamento tot y con o gran dolor que le causa.
Lo fiscal intervinió:
—Protesto, a suya Senyoría. Tal declaración sería considerada como preba testimonial y estas ya han estau zarradas. Lo relato de l’acusau heba d’haber estau exposau fa tres anyos, en a primavera de 1881.
—D’alcuerdo con o procedimiento —dició lo chuez—, tiene vusté tota la razón, y en un Tribunal d’Impugnacions y Detalles Tecnicos lo fallo sería a la suya favor. Pero no en un d’Absolución. Per tanto no s’accepta la protesta.
—Alavez, disiento —replicó lo fiscal.
—No puede —continó lo chuez—. Ha de tener en cuenta que pa disentir primero ha d’aconseguir que este caso sía transferiu a lo Tribunal de Disensions presentando una moción formal debidament acompanyada de declaracions churadas. Le recuerdo que a lo suyo predecesor en o cargo le denegué una moción semellant entre lo primer anyo d’este chudicio. Oficial, prenga churamento a l’acusau.
Una vegada cumplida esta formalidat habitual, facié la mía declaración, dimpués d’o qual lo chuez se sintió tant impresionau en veyer la trivialidat d’o malalzau que se m’acumulaba que no tenió necesidat de buscar mas circumstancias atenuants y solicitó a lo churau la mía absolución. Dimpués, abandoné la sala con a mía reputación limpia de tota taca.

«Naixié en 1856 en Kalamakee, Michigan. Los míos pais (a un d’os quals encara conservo, gracias a Dios, pa aconsolo d’os míos zaguers anyos) yeran personas honradas y complidoras. En 1867 nos tresladamos a California y nos establiemos amán de Nigger Head, an lo mío pai ubrió un albergue pa caminants con o qual prosperó mas d’o que angluciosament asperaba. Encara que yera un hombre reservau y taciturno, la suya austeridat s’ha relaxau un poquet con o paso d’os anyos; creigo que ye solament la memoria d’o triste escayecimiento per lo qual se me chudga lo que le impide manifestar autentico goyo.
»Quatro anyos dimpués d’ubrir aquell negocio, amaneixió un pedricador ambulant que, a lo no tener millor forma de pagar lo suyo aloch nocturno, nos obsequió con un sermón de gran categoría. Immediatament lo mío pai ninvió a buscar a lo suyo chirmán, l’honorable William Ridley de Stockon, a qui rebló lo aloxamiento sin cobrar-le cosa per lo trespaso ni per los utils que en ell i heba, esto ye, un Winchester, una escopeta de canyons retallaus y un conchunto de mascaretas feitas con sacos de farina. Alavez nos mudamos a Ghost Rock y ubrimos un salón de baile. Se deciba L’organillo: asolo d’os santos. Lo espectaclo prencipiaba cada nueit con una oración y fue allí an la mía santa mai se ganó, per la suya gracia en o baile, lo renombre d’a Morsa Saltarina.
»En l’agüerro de 1875 prenié la dilichencia en Ghost Rock pa ir a Coyote, que ye en o camín de Mahala. Iba con atros quatro pasachers. Tres millas dillá de Nigger Head, uns individuos, a los quals identifiqué como lo tío William y los suyos dos fillos, nos asaltoron y, a lo no trobar cosa en la quita d’o correu, decidioron rechistrar-nos. La mía actuación estió de lo mas honrosa: me metié en ringlera con os de demás, devanté las mans y me deixé furtar quaranta dolars y un reloch d’oro. Dengún podió sospeitar per lo mío comportamiento que conoixeba a los caballers que organizaban l’espectaclo. A lo cabo d’uns días estié a Nigger Head a reclamar la devolución de lo furtau. Lo mío tío y los suyos fillos me churoron que no sabeban cosa de l’afer y aparentoron creyer que hebanos estau lo mío pai y yo los que, con o animo de violar la buena fe per la quala lo comercio ha de rechir-se, hebanos cometiu l’asalto. Lo tío William plegó a menazar-me con a obridura d’unatro salón de baile en Ghost Rock como venganza. Me die cuenta decamín que esta operación, que pareixeba avantallosa, iba a estar la nuestra ruina, pus L’asolo d’os santos heba perdiu muito prestichio. Alavez le dicié a lo mío tío que si m’acceptaba en o suyo prochecto y no le feba garra comentario sobre ixo a lo mío pai, yera disposau a ixuplidar l’ocurriu. Pero refusó la mía razonable ofierta y fue alavez quan empecipié a pensar que las cosetas irían millor y serían mas agradables quan lo mío tío estase muerto.
»A lo cabo de bell tiempo dedicau a perfeccionar los plans pa acabar con ell, se los comuniqué a los míos pais y tenié lo gran goyo de contar con a suya aprebación. Papa dició que yera orgulloso de yo y mama me prometió que, encara que la suya relichión prohibiba colaborar en a destrucción d’una vida humana, rezaría pa que tot salise bien. Lo primero que facié, pa privar estar descubierto y como medida cautelar, estió solicitar lo mío ingreso en a poderosa orden d’os Caballers d’o Crimen. A lo suyo debiu tiempo estié nombrau miembro d’a comandancia de Ghost Rock. Lo día que lo mío periodo de preba remató, tenié acceso, per primera vegada, a los fichers d’a orden y podié conoixer quí yeran los suyos miembros (dica alavez los ritos d’iniciación heban estau endrezaus per individuos enmascaraus). Quál no sería la mía sorpresa quan, en examinar la lista, descubrié que lo vicecanciller segundo d’a orden yera lo mío propio tío, que lo suyo nombre amaneixeba en tercer puesto. Yera bella cosa que superaba totas las mías ansias de grandiloqüencia: a lo asasinato podría anyadir la insubordinación y la traiduría. La mía mai l’habría clamau «un concieto especial d’a providencia».
»Per ixes días se produció un escayecimiento que fació que lo mío goyo desembocase en una vorachine de felicidat: arrestoron a tres forasters per l’asalto a la dilichencia. Se les chudgó y, tot y con os míos esfuerzos per salvar-les y aculpar a tres d’os ciudadans mas dignos y respectables de Ghost Rock, estioron condenaus con as minimas prebas. Dende aquell momento, lo mío crimen podría estar tot lo infundau y absurdo que yo querese.

Meurtrier/Asasín————-Dirty Floï (2:33)

»Un maitín me chité lo Winchester a lo huembro y m’endrecé a casa d’o mío tío. Pregunté a la mía tía Mary, la suya esposa, si ell yera en casa y anyadié que teneba la intención de matar-le. La mía tía replicó, con a suya habitual riseta, que yeran tantos los caballers que plegaban con a mesma ideya y se marchaban sin obtener garra resultau, que dubdaba d’as mías intencions. Adhibió que no teneba aspecto de querer matar a dengún, asinas que, pa contrimostrar-le la mía buena fe, pillé lo rifle y le apegué un tiro a un chino que pasaba per allí. Alavez comentó que conoixeba a familias enteras que podeban fer cosetas asinas, pero que Bill Ridley yera farina d’unatra talega. Manimenos, dimpués d’indicar-me que podeba trobar-le en o cletau, a l’atro costau d’o río, se despidió de yo decindo que asperaba que ganase lo millor.
»Pro, la tía Mary yera una d’as personas mas equanimes que he conoixiu.
»Trobé a lo tío William achenullau, ensimesmato en a fayena d’esquirar a una uella. Yera desarmau y no tenié la valor de disparar-le. M’amané, le saludé amablement y le secutié un fuerte culatazo en a cabeza. Como goso trucar pro bien, le deixé tirau sobre un costau. Dimpués se dio la tornada, desentumió los didos y s’encrespó. Antes que recuperase la posesión d’os suyos miembros, agarrapicé lo cultro que heba estau utilizando y le tallé los tendons. Como vusté sabrá, quan se trenca lo tendón d’Aquiles, lo pacient ya no puede usar la garra, ye como si no la tenese. Bien, pus le tallé los dos, y quan querió recobrar-se, yera totalment baixo la mía voluntat. Malas que se percató d’a situación dició:
»—Samuel, me tiens en as tuyas mans y puetz permitir-te estar cheneroso. Nomás quiero pedir-te una coseta: leva-me a casa y acaba con yo en o sino familiar.
»Le contesté que la suya petición me pareixeba razonable y que yera disposau a fer lo que me pediba si me deixaba ficar-le en una talega de trigo: sería mas facil transportar-le y clamaríanos menos l’atención si nos cruciabanos con bell vecino. Una vegada que habió acceptau, me fue a lo granero a per lo quito. Pero no yera facil ficar-le adintro, pus lo mío tío yera grueso y pro alto. Decidié doblar-le las garras con os chenullos contra lo peito y embotir-lo adintro, dimpués d’o qual facié un nyudo sobre la suya cabeza. Encara que emplegué totas las mías fuerzas pa levar-lo sobre la espalda, me resultaba pro pesau. Fue dando trompicons dica plegar a un bandiador que uns ninos heban penchau d’a rama d’un caxico . Lo metié dencima y me posé sobre ell a descansar. En veyer la cuerda se m’ocurrió una feliz ideya. Vinte menutos dimpués, lo mío tío, encara en l’arpillera, se bandiaba a mercé de l’aire.
»Heba baixau la cuerda y, dimpués de ligar un d’os suyos cabos a la boca d’o saco y pasar l’atro per alto d’a rama, devanté lo fardo a una altura d’uns cinco pietz. Amarré lo zaguer cabo de nuevo en o quito y tenié lo placer de veyer a o mío parient convertiu en una pesada y fermosa pendola. No pareixeba muito conscient d’o cambio que heba sufierto, encara que, pa estar chusto con a suya memoria, he de decir que no creigo que m’hese feito perder muito tiempo con as suyas vanas protestas.
»Lo mío tío teneba un carnero que yera famoso en a rechión per los suyos dotes pa la luita. L’animal yera en un constant estau d’indignación cronica: bell profundo desenganyo entre los suyos primers anyos de vida i heba amargau lo suyo caracter y le heba levau a declarar la guerra a tot ser vivient. Decir que siempre yera dando-se topetazos contra qualsequier obchecto no sería mas que dar una liuchera ideya d’a naturaleza y aconsiga d’a suya actividat belica. Tot l’universo yera lo suyo enemigo y los suyos metodos yeran los d’un proyectil. Peliaba como lo fan los anchels contra los demonios, a meya altura; sulcaba l’aire como un muixón, describindo una parabola dimpués d’a quala descendeba sobre la suya victima chusto sobre l’anglo exacto d’incidencia en o qual millor aprofitaba la suya fuerza y velocidat. Lo suyo empento, calculau en kilogrametros, yera bella cosa increyible. Se le heba visto estricallar a un toro de quatro anyos con un simple impacto sobre la suya frent rugosa. No se conoixeba una sola paret de piedra que endurase la suya foricada, ni i heba arbols suficientment duros pa suportar-la: los feba asclas y arrocegaba los suyos frondosos gualardons per lo suelo. Ixa bestia carranyosa y despiedada, ixa personificación d’o rayo, yera chitada a la uembra d’un arbol cercano, ansiosa de conquiesta y gloria. Y precisament se m’ocurrió penchar a lo suyo duenyo tal como he descrito con a ideya de citar-la mas adebant en o campo d’a honor.
»Una vegada remataus los preparativos, transmitié a la pendola avuncular un suau bandeo, y dimpués de buscar protección en una penya cercana, solté un largo y agudo chilo que la suya feble nota final estió afogada per un chilliu que, procedent d’o quito, recordaba a lo d’un gato furioso. Immediatament, aquell formidable mardano se metió en piet y comprendió la situación belica d’una sola gollada. Dimpués d’un breu inte, s’amanó piafando dica unas cinquanta yardas d’o bandoliant adversario qui, con o suyo abance y retacule, pareixeba convidar a lo combate. Veyié que l’animal de rapiconté doblaba la toza como si le pesase la enorme cornamen: dende aquell puesto, como una ondulant randa blanca tasament perceptible, se rancó en adreza horizontal dica plegar a poco menos de quatro yardas d’o punto sobre lo qual se trobaba l’enemigo. Alavez asestó una fuerte corniada enta alto y, antes que podese percibir con claridat lo puesto en o qual heba prencipiau lo movimiento, sintié un truco terrible seguiu d’un profundo chilo. Lo mío pobre tío salió disparau enta debant y la cuerda s’elevó per alto d’a rama a la quala yera sucheta. En cayer, se retilló de burzada y lo vuelo s’aturó. Alavez prencipió a bandiar-se de nuevo lentament enta l’atro cabo d’o arco descrito. Lo mollón heba caito de bocadientz y tasament se distinguiba mas que una amalgama de lana, chiracans y garras; pero se recobró y, una vegada enguiliada la caita d’o suyo antagonista, se retiró secutindo la cabeza y dando patadas contra lo suelo. Reculó mas u menos dica lo mesmo punto dende lo qual heba lanzau lo primer ataque y s’aturó; como si estase rezando pa aconseguir la victoria, acochó la cabeza y salió de nuevo disparau. Esta vegada tampoco le podié veyer con claridat: nomás replequé la mesma francha blanca que, dimpués d’extender-se en monstruosas ondulacions, remataba en una brusca elevación. La suya trayectoria formaba un anglo dreito con l’anterior y la suya impacencia yera tant gran que trucó a l’enemigo antes que este hese aconseguiu lo punto mas baixo d’o arco. Esto fació que lo fardel empecipiase a dar tornadas y mas tornadas en sentiu horizontal con un rayo d’uns diez pietz, la metat d’a longaria total d’a cuerda. Los otulius d’o mío tío, crescendo quan s’amanaba y diminuendo en aluenyar-se, feban que la rapideza d’o chiro estase mas perceptible con o sentiu que con a vista. A causa d’a postura que teneba y a la distancia d’o suelo a la quala yera, recibiba los trucos en as extremidatz inferiors y en os rinyons: se moriba lentament d’abaixo alto, como una planta que da con as suyas radices en terreno ponzonyoso.
»Dimpués d’este segundo truco l’animal no se retiró. La calentura d’a batalla bulliba en o suyo corazón y lo suyo celebro yera embriago de sangre. Como un puchil que levau per la rabia ixuplida lo millor d’a suya habelidat y luita cuerpo a cuerpo, intentaba aconseguir, con torpes brincos verticals, a lo fugaz enemigo que le pasaba per dencima. Encara que a vegadas aconseguiba trucar-le feblement, quasi siempre acababa en o suelo, pus lo suyo ardor iba mal encauzau. Quan empecipiaba a acotolar-se, los cerclos que lo faxo describiba s’estreitoron y la velocidat de chiro se redució. Tot ixo, uniu a lo escaso treito que i heba entre lo saco y lo suelo, fació que la suya tactica producise millors resultaus y s’aconseguise una calidat de chilo superior. Yo desfrutaba con placer.
»De rapiconté, como si hesen tocau retirada, lo carnero suspendió las hostilidatz y s’aluenyó resoflando. Rancó unas quantas brins de hierba y las mastecó lentament. Pareixeba canso d’o fragor d’a batalla y decidiu a cambiar la espada per lo aladro y a cautivar las artes d’a paz. Dende lo campo d’a fama abanzó con paso firme dica una distancia d’un quarto de milla. Alavez, d’espaldas a l’enemigo, s’aturó y continó remugando, meyo adormiu. Manimenos, aprecié que de vegada en quan tornaba liucherament la cabeza, como si la suya dexadez estase mas finchida que real.
»Entremistanto, los gritos d’o tío William, y lo suyo movimiento, heban disminuyiu: no se sentiban mas que uns largos y febles lamentos chunto a los quals amaneixeba lo mío nombre pronunciau en un ton soplicant que resultaba de lo mas agradable. Evidentment lo mío tío no teneba la menor ideya d’o que ocurriba y yera aterrorizau; ciertament, quan la muerte s’amana rodiada de misterio resulta terrible. Poco a poco lo bandungueo fue reducindo-se dica que s’aturó. Quan m’iba amanando a lo fardo pa dar-le lo truco de gracia, sintié una succesión de rapidos tremolins que secutían la tierra, bella cosa asinas como un chicot tierratremo. Me torné enta an yera lo mollón y veyié una boira de polvo que s’amanaba a una velocidat tant inusitada que resultaba alarmant. Como a unas trenta yardas, se plantó bruscament y me pareixió veyer que un enorme muixón blanco s’elevaba per los aires. Lo suyo ascenso estió tant suau, sencillo y regular que, admirau d’o suyo donaire, tasament podié replecar la suya extraordinaria celeridat. Memoria que lo suyo movimiento yera lento, intencionau. Lo mardano, pus no yera atro que ell, s’elevaba con una fuerza distinta a la d’o suyo propio impetu y pareixeba estar sosteniu en l’aire con una ternura y cudiau infinitos. La suya ascensión produciba un gran placer, igual que dinantes heba resultau aterrador veyer-le amanar-se per tierra. Lo noble animal sulcaba los ciels con a cabeza entre los chenullos y las unglas inclinadas enta zaga como si estase una garrapescaire en vertichinoso ascenso.
»A los quaranta u cinquanta pietz, seguntes remero con ternura, aconsiguió lo suyo cénit y se quedó immobil per un inte; alavez, siescó lo cuerpo enta debant y, sin variar la posición d’os suyos miembros, salió disparau enta baixo con una trayectoria cada vegada mas obliqua y una velocidat frenetica. Pasó per alto de yo con o estrapalucio d’una bala de canyón y trucó a lo mío pobre tío exactament en o centro d’a cabeza. Tant espantoso estió lo impacto que no nomás le partió lo cuello, sino que mesmo la cuerda se trencó. Lo cuerpo d’o defunto s’estreló contra lo suelo y estió desfeito per las cornadas d’o meteorico mayorenco. La secutida aturó totz los reloches entre Lone Hand y Dutch Dan y lo profesor Davidson, que caminaba per lo puesto y yera una autoridat en temas sismicos explicó que las vibracions iban de norte a sudueste.
»En resumen, creigo que, en o que a atrocidat artistica se refiere, lo asasinato d’o tío William ha estau superau en muit contadas ocasions.

Le chat/ Lo gato————–Téléphone (4:54)

Y, por agora, iste ha estau o suenio de hue. Ya sabes que, si t’ha feito goyo, t’aspero o proximo mierques en Radio La Granja, en o 102.1 d’a FM. Entremistanto, nos veyemos en os suenios, nos ascuitamos en la Radio. Salut y emparo mutuo!!!!

J’avais un ami—————Igit (Téléphone)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .