O Suenio d’o Dragón: A Cantina

Ir a descargar

Buen dia, si hue ye mierques as 11 d’o maitín, y somos en Radio La Granja, isto ha de ser….O Suenio d’o Dragón.
Dende o vico de San José, en Zaragoza, Ciudat Prisión, Ni un paso dezaga, ni p pillar empento. Abaixo a cleptocracia, entalto a libertat d’expresión!!!!
Prencipiamos!!!!
kalean ametsak akatzen/Matando suenios en a carrera——Ama Say(3:51)

Mosica de fundo—Animal rights/ Dreitos animals————Moby(1996).

Bueno, ya sabes que si quiers participar u aportar bella cosa a o programa, lo puetz fer d’as siguients trazas:

A primera, clamando a o programa en directo a nueu siet seis trenta y seis uitanta y ueito novanta y quatro; nueu siet seis tres seis ueito ueito nueu quatro

Tamién, ninviando un mensache a o guasap almadeta osdd seis ueito nueu novanta y ueito zero seis vinte y siet; almadeta seis ueito nueu nueu ueito zero seis dos siet.

Y, mesmo, por correu electronico, osueniododragon roba gmail.com, tot chunto y en minusclas; u si lo prefieres, en a pachina d’o mesmo nombre de Radio Patio Facebook.



Raymond Carver(Clatskanie, Oregon, 1938 – Port Angeles, Washington, 1988): Suenios

A mía muller tiene o costumbre de contar-me tot o que soneya. Quan se dispierta le levo o café y o suco y me siento en una siella a o costau d’o leito mientres s’aguza y s’aparta os cabellos d’o rostro. Tiene a expresión de qui acaba de dispertar-se, pero en a suya mirada tamién s’aprecia que viene de muit luen.

—A veyer —le digo.

—Qué raro —contesta ella—. He teniu un suenio entero y a metat d’unatro. He soniau que yera un mocet y que iba a pescar con a mía chirmana y a suya amiga, pero yera capín. Figura-te. No ye l’encaramullo? Heba de levar-las en l’auto, pero no i heba forma de trobar as claus. Dimpués, quan las he trobau, l’auto no rancaba. De buenas a primeras yeranos pescando en o ibón, en una barca. S’amanaba una tronada, pero no podeba enchegar o motor. A mía chirmana y a suya amiga no aturaban de redir-se. Pero yo teneba miedo. En ixo m’he dispertau. No ye raro? Qué te pareixe?

—Escribe-lo—le dicié, atapizando-me de huembros.

No teneba unatra coseta que decir-le. Yo no soneyo. Fa anyos que no soneyo brenca. U talment sí, pero quan me dispierto no m’alcuerdo de cosa. No soi garra especialista en suenios; ni en os míos ni en os de dengún. Una vegada Dotty me contó que poco antes de casar-nos se pasó a nueit escanyutando en suenios. En dispertar-se veyió a o suyo canet, Bingo, posau a los pietz d’o leito y mirando-la de traza extranya. Se dio cuenta que heba escanyutau en suenios. Qué significaría ixo?, se preguntó. Lo qualificó de baruca, adhibindo-lo a o suyo libro de suenios, y ixo estió tot. No le dio mas tornadas. Nunca interpretaba os suyos suenios. Se limitaba a escribir-los y dimpués, quan teneba unatro, l’anotaba contino.

—Bueno, me puyo —le dicié—. He d’ir a l’escusau.

—Seré decamín. En primeras he d’aguzar-me. Quiero pensar un poquet mas en este suenio.

En realidat no heba d’ir a o quarto de banyo, de traza que pillé una taza de café y me posé a la mesa de la cocina. Yeranos en agosto, en plena rustil, y tenebanos as finestras ubiertas. Feba calor, ya lo creyo. Asfixiant. A mía muller y yo nos pasamos quasi tot o mes adormindo en o suterrano. Pero nos apanyamos bien. Levamos abaixo colchons, almadas, linzuelos, de tot. Tenebanos una mesilla, una lampa, un cenisero. Nos redibanos. Yera como tornar a empecipiar. Pero alto todas as finestras yeran ubiertas, y en a casa d’o costau tamién lo yeran. Posau a la mesa, sintié a Mary Rice, a vecina. Yera temprano, pero ya s’heba devantau y caminaba por la cocina en camisón. Tarariaba una melodía, y me metié a escuitar-la mientres me bebeba o café. Dimpués os suyos fillos amaneixioron en la cocina y los saludó decindo:

—Buen día, ninos. Buen día, os míos seres quiestos.

En serio. Ixo ye o que les dició a suya mai. Dimpués se posoron a la mesa, redindo-se de bella cosa, y un d’os ninos empecipió a trucar a cadiera contra o suelo, redindo a carcalladas.

—Ya ye bien, Michael —le dició a suya mai—. Remata-te os cerials, carinyo.

A o cabo d’un momento, Mary Rice mandó a os suyos fillos a que isen a vestir-se pa ir a o colechio. De nuevo se metió a tarariar mientres fregaba os trastes. En escuitar-la, pensé: Soi un hombre de suerte. Tiengo una muller que siempre soneya bella cosa diferent, que todas as nueitz se chita a o mío costau y malas que se queda adormida bell fermoso suenio la transporta muit luen. Unas vegadas soneya con caballos, con tronadas y chent, y atras dica cambeya de sexo en o suenio. Yo no chitaba en falta os míos propios suenios. Solament heba de pensar en os suyos para no sentir-me frustrau. Y amás en a casa d’o costau, tiengo una vecina que se pasa o día cantando u tarariando. En cheneral, me sentiba pro afortunau.

M’amané a la finestra pa veyer cómo se marchaban a o colechio os ninos d’o costau. Veyié cómo Mary Rice los besaba a os dos en o tuixo, decindo:

—Adiós, ninos.

Dimpués zarró a puerta mosquitera, se quedó dezaga un momento, veyendo cómo os ninos s’aluenyaban por a carrera, y dimpués dio meya tornada y tornó a dentrar en a casa.

Conoixeba os suyos costumbres. Agora adormiría unas horas: nunca se chitaba en tornar d’o suyo treballo nocturno, poco dimpués d’as cinco d’o maitín. A moceta que le feba de canguro —Rosemary Bandel, una vecina— asperaba a que ella plegase y dimpués cruciaba a carrera y dentraba en a suya casa. Y alavez as luces remaniban encendidas en casa de Mary Rice entre a resta d’a nueit. A vegadas, si teneba as finestras ubiertas, como que agora, sentiba mosica de piano, y una vegada dica sintié a Alexander Scourby leyendo Grans esperanzas.

A vegadas, quan no podeba conciliar o suenio —a mía muller adormiba y soniaba a o mío costau—, me devantaba d’o leito y puyaba pa posar-me a la mesa y escuitar a suya mosica u os suyos libros gravaus, aguaitando o momento en que a suya silueta pasase debant d’un visillo u se retallase por dezaga d’a persiana. Bella que unatra vegada sonaba o telefono muit temprano, a una hora intempestiva, pero ella siempre lo pillaba a la tercera gritada.

Os suyos fillos, seguntes averigüé, se deciban Michael y Susan. A os míos uellos no se diferenciaban en brenca d’os de demás ninos d’o vico, fueras de que quan los veyeba, pensaba: Qué suerte tenetz, ninos, de tener una mai que tos cante. O vuestro pai no tos fa garra falta. Una vegada vinioron a casa a vender-nos unas pastillas de sabón, y en unatra ocasión clamoron a la puerta pa ofrir-nos simients. Nusatros no tenemos chardín, pro —an vivimos nusatros no creixe brenca—, pero se las merqué de totz modos, qué demonios. A nueit de Halloween tamién vinioron, con a moceta que los cudiaba —a suya mai, naturalment, yera treballando—, y les die chicolatinas y saludé con a cabeza a Rosemary Bandel.

A mía muller y yo somos os vecins mas antigos d’o vico. Hemos visto plegar y marchar-se a totz. Mary Rice vinió fa tres anyos con o suyo hombre y os suyos fillos. O suyo hombre yera un tecnico d’a companyía telefonica, encargau d’o tendiu y mantenimiento, y se marchaba a treballar a las siet d’o maitín y tornaba a las cinco d’a tarde. Dimpués deixó de plegar a ixa hora. Tornaba cada vegada mas tarde, si ye que tornaba.

A mía muller tamién lo notó.

—Fa tres días que no lo veigo —dició.

—Yo tampoco —dicié.

Uns días dinantes, por o maitín, heba sentiu gritos, y un d’os ninos ploraba; talment os dos.

Dimpués, en o mercau, a vecina que viviba a o costau de Mary Rice contó a la mía muller que o matrimonio se i heba separau.

—Los ha abandonau, a ella y a os ninos —dició aquella muller—. O fillo de puta.


Ama, ama y ensancha el alma/ Ama, ama y ixamplama l’alma——Coro CEIP La Latina(2:51)


Y alavez, no guaire dimpués, como que o suyo hombre s’heba despediu d’o treballo y s’heba marchau d’a ciudat, Mary Rice habió de buscar-se o sustento y trobó treballo en un restaurant an serviba cocteles y no tardó muito en pasar-se toda a nueit escuitando mosica y gravacions de libros. Y cantando unas vegadas y tarariando atras. L’atra vecina de Mary Rice dició que s’heba matriculau en a universidat pa fer dos cursos por correspondencia. Se yera creyando una nueva vida, aseguró a vecina, una nueva vida pa ella y pa os suyos fillos.

Como que l’hibierno s’amanaba decidié meter os ventanos. Mientres yera difuera, puyau en a escalera, os ninos d’o costau, Michael y Susan, salioron d’a casa como que una tromba, en companyía d’o can y fendo que a puerta mosquitera se zarrase de truco dimpués d’ells. Corrioron por a facera ya con os abrigos mesos, dando patadas a os muntones de fuellas muertas.

Mary Rice salió a la puerta y veyió cómo s’aluenyaban. Dimpués me miró a yo.

—Buen día —dició—. Por lo visto, ya se ye preparando pa l’hibierno.

—Asinas ye —dicié—. Luego se nos chitará dencima.

—Sí, no tardará muito —dició ella. Dimpués asperó un momento, como que si difuera a adhibir bella cosa, y dició—: Bueno, encantada de charrar con vusté.

—O placer ha estau mío.

Ixo estió poco antes d’o día d’Acción de Gracias. Una semana dimpués, mas u menos, quan dentré en a cambra con o café y o suco d’a mía muller, me la trobé ya dispierta y incorporada y lista pa contar-me o suyo suenio. Dio unas chapadetas sobre o leito, y me posé a o suyo costau.

—Iste sí que ye a monda —dició—. Si quiers sentir bella cosa buena, atiende.

—Adebant —dicié.

Prenié una chorrupada d’a suya taza y se la die. Ella zarró as mans arredol d’a taza, como que si las tenese frías.

—Ibanos en barco —dició.

—Nunca hemos iu en barco —dicié.

—Lo sé, pero ibanos en un barco gran, un crucero, creyo. Yeranos chitaus, en una litera u bella cosa asinas, quan clamoron a la puerta y dentró belún con una servilla de madalenas. Deixoron a servilla y tornoron a salir. Me devanté a pillar una malena. Teneba fambre, sabes, pero quan la toqué, me cremó a punta d’os didos. Alavez se m’empecipioron a atapizar os didos d’os pietz, como que quan tiens miedo, ya sabes. Me torné a chitar pero alavez sintié una mosica fuerte, de Scriabin, y dimpués un carcaniar de copas, centenars, talment milars de copas, todas resonando a la vegada. Te disperté, te lo conté y me diciés que ibas a veyer o que pasaba. Remero que quan saliés veyié pasar a luna difuera, por debant d’o uello de bue. Dimpués o barco debió chirar u bella cosa asinas, porque tornó a pasar a luna inundando de luz a cambrota. Alavez tornés, en piyama, tal como t’hebas marchau, y te chités y t’adurmiés unatra vegada sin decir parola. A luna brilaba a l’atro costau d’a finestra y en a cambrota relucía tot, pero tu seguibas sin decir brenca. M’alcuerdo que m’espantés un poquet con o tuyo silencio y que se me tornoron a atapizar os didos d’os pietz. Dimpués me torné a adormir y aquí soi. Qué te pareixe? Qué suenio, no? Dios mío d’a mía vida! Qué podrá significar? Tu no has soniau brenca, verdat?

Dio una chorrupada de café y se me quedó mirando. Secutí a cabeza. No sabeba qué decir, de traza que le recomendé que l’anotase en o quaderno.

—Pus vaiga, no sé. Se son tornando muit raros, no te pareixe?

—Anota-lo en o quaderno.

Decamín plegoron os nadals. Mercamos un arbol, l’adornamos y o maitín de Nadal intercambiamos presentz. Dotty me regaló un par de manoplas, un globo terraquio y una conduta a la revista Smithsonian. Yo le regalé un perfume —se metió roya en ubrir o paquet— y un camisón. M’abrazó. Dimpués puyamos a l’auto y fuemos a minchar a casa d’uns amigos.

Entre Nadal y en primeras d’anyo vinió una ola de frío. Nevó, y dimpués tornó a nevar. Un día, Michael y Susan estioron en a carrera o tiempo suficient pa fer un monyaco de nieu. Le metioron una azanoria en a boca. Por a nueit veyeba o resplandor d’a tele por a finestra d’o suyo quarto. Mary Rice seguiba indo a treballar todas as nueitz, Rosemary veniba a cudiar d’os ninos y a luz siempre remaniba encendida toda a nueit.

En cabod’anyo estiemos a l’atro cabo d’a ciudat a cenar con os nuestros amigos. Chugamos a las cartas, veyiemos a tele y a meyanueit ubrimos una redoma de champán. Harold y yo nos estreitamos a man y nos fumamos un puro. Dimpués Dotty y yo pillemos l’auto y tornemos a casa.

Pero —y aquí ye an empecipia lo malo— en plegar a o vico nos trobamos a carrera blocada por dos autos patrulla. As suyas luces chiraban sin aturar sobre a carrocería. Atros autos, automobilistas curiosos, s’heban aturau, y os vecins heban saliu d’as suyas casas. Muitos yeran vestius y levaban abrigo, pero i heba chent en piyama con gruesos abrigos dencima que evidentment s’heban meso a toda prisa. Amán de casa i heba dos autos de pompiers aparcaus, un debant d’o chardín y unatro en o camín de dentrada d’a casa de Mary Rice.

Die o mío nombre a un policía y le expliqué que vivibanos allí, an yera o cambión gran.

—Son debant d’a nuestra casa! —chiló Dotty.

O policía me dició que hebanos d’aparcar y ir caminando.

—Qué ha pasau? —le pregunté.

—Pareixe que s’ha prendiu fuego una estufa. Bueno, ixo ye o que m’han dito. En a casa i heba uns ninos. Tres, contando a canguro. Ella salió. Por desgracia, os ninos se quedoron adintro. S’afogoron con o fumo.

Chitamos a caminar por a carrera, enta casa. Dotty me pilló d’o brazo y se pretó contra yo.

—Ai, Dios mío! —repetiba.

Ya amán, en o tellau d’a casa de Mary Rice, iluminau por os focos d’os pompiers, veyié a un hombre con una manguera. Pero ya no chitaba sino un filet d’augua. Heban trencau a finestra d’o dormitorio, y adintro se veyeba a un hombre que se moveba por o quarto con bella cosa que podeba estar una estral. Alavez un pompier salió por a puerta con bella cosa en os brazos, y veyié que yera o can d’os ninos. Me causó muita impresión.

I heba por allí una cambioneta d’a cadena local de televisión y un operador filmaba con una camera que levaba sobre o huembro. Os vecins s’abotinaban arredol. Os autos de pompiers yeran con o motor en marcha, y de quan en quan se sentiban voces por a radio. Pero garra d’os mirons deciba brenca. Me fixé en ells y reconoixié a Rosemary, que yera con a boca ubierta entre o suyo pai y a suya mai. Dimpués quitoron a os ninos, en camilla. Yeran tipos enormes, os pompiers, con botas, impermeyables y cascos, hombres d’aspecto indestructible que pareixeban tener cient anyos mas de vida por debant. Salioron a la carrera, un a cada cabo d’as cibiellas, levando a os ninos.

—Oh, no —deciba a chent que yera mirando. Y repetiba dimpués—: Oh, no.

—No! —ploró belún.

Deixoron as camillas en o suelo. Amaneixió un hombre con trache y gorro de lana que aplicó un estetoscopio a o corazón d’os ninos pa veyer si i heba bell traquiu. Fació dimpués una sinyal con a cabeza a os enfermeros de l’ambulancia, que fuoron a replegar as cibiellas.

En aquell momento plegó un auto chicot y Mary Rice baixó d’un blinco de l’asiento d’o pasachero. Corrió ent’os enfermeros que yeran a punto d’introducir as camillas en l’ambulancia.

—los Deixen en o suelo! —chiló—. los Deixen en o suelo!

Y os enfermeros s’aturoron, metioron as cibiellas en o suelo y dioron un paso dezaga. Mary Rice s’endrezó sobre os suyos fillos y otiló; sí, no i hai unatra parola. A chent se retiró y s’amanó de nuevo quan Mary s’achenulló en a nieu chunto a las camillas y, en primeras a un y dimpués a unatro, acarició o rostro d’os ninos.

L’hombre d’o trache y l’estetoscopio s’amanó a Mary Rice y s’achenulló a o suyo costau. Unatro —segurament o chefe de pompiers u, si no, o suyo aduyant— fació una sinyal a os enfermeros, dimpués s’amanó a Mary Rice, la aduyó a meter-se en piet y le rodió o huembro con os brazos. O d’o trache yera a l’atro costau d’ella, pero no la tocó. O conductor de l’auto que la heba traito a casa s’abanzó agora a veyer o que pasaba, pero no yera mas que un mesache d’aspecto espantau, un fregaplatos u aduyant de cambrero. Se dio cuenta que no teneba dreito a presenciar o dolor de Mary Rice. Reculó y s’apartó d’a chent, mirando fixament as camillas que os enfermeros introduciban en a parte zaguera de l’ambulancia.

—No! —chiló Mary Rice, precepitando-se ent’o vehíclo quan introduciban en ell as cibiellas.

M’amané alavez a ella —dengún feba brenca— y la pillé d’o brazo.

—Mary, Mary Rice —dicié.

Se dio meya tornada rapidament y se concaró con yo.

—No lo conoixco, qué quiere vusté? —me dició.

Levó o brazo enta zaga y me dio un lapo en a cara.

Dimpués puyó a l’ambulancia con os enfermeros. L’ambulancia rancó y estió patinando por a carrera, tocando a sirena mientres os mirons s’apartaban pa deixar-la pasar.

Adurmié malament aquella nueit. Y Dotty no aturó de mover-se ni de quexar-se en suenios. Comprendié que yera muit luen de yo. Por o maitín no le pregunté o que heba soniau, y ella tampoco me dició brenca. Pero quan dentré en a cambra con o suco de narancha y o café, teneba o quaderno en os chenullos y un boligrafo en a man. Deixando adintro o goligrafo, zarró o quaderno y me miró.

—Qué pasa astí a o costau? —me preguntó.

—Brenca —dicié—. A casa ye a foscas. I hai sinyals de pneumaticos en a nieu. A finestra d’a cambra d’os ninos ye trencada. Ixo ye tot. Brenca mas. A no estar por ixo, por a finestra d’a cambra, dengún pensaría que i hai habiu fuego. Dengún s’imachinaría que han muerto dos ninos.

—Ixa pobra muller —dició Dotty—. Pobreta, por Dios Santo, qué desgraciada ha d’estar. Que Dios nos asista. Y a ella tamién.

Entre tot o maitín no deixó de pasar chent por debant d’a puerta de Mary Rice. Autos que cerculaban a bonico, mientres os suyos ocupants contemplaban a casa. U piatons que s’amanaban a observar a finestra, fixando-se en a nieu pisotiada d’a parte debantera, pa dimpués seguir o suyo camín. Enta meyodía me trobaba frent a la finestra quan plegó una furgoneta y aparcó. Mary Rice y o suyo ex- hombre, o pai d’os ninos, se baixoron y s’endrezoron a la casa. Caminaban a bonico, y l’hombre la pilló d’o brazo pa aduyar-la a puyar los escalones d’o porche. A puerta s’heba quedau ubierta a nueit anterior. Ella dentró en primeras. Dimpués pasó ell.

Por a nueit revivimos tot o suceso en as noticias locals.

—No puedo veyer-lo —dició Dotty, pero siguió mirando, igual que yo.

En as imachens saliba a casa de Mary Rice y un pompier en o tellau que endrezaba a manguera ent’a finestra rota. Dimpués quitaban a os ninos d’a casa, y de nuevo veyiemos cómo Mary Rice cayeba de chenullos. Dimpués, quan introduciban as camillas en l’ambulancia, Mary Rice daba meya tornada, se concaraba con belún y chilaba: «Qué quiere vusté?»

A l’atro’l día, sobre a dotze, a furgoneta s’aturó debant d’a casa. Un momento dimpués, dinantes mesmo que o conductor podese amortar o motor, Mary Rice baixaba los escalones d’o porche. O conductor se baixó, dició «Buen día, Mary» y le ubrió a puerta d’o pasachero. Dimpués se marchoron a l’entierro.

L’hombre pasó as quatro nueitz siguients en a casa, y a l’atro día, en devantar-me —luego, como que siempre—, veyié que a furgoneta no yera y comprendié que s’heba marchau.

Aquell maitín Dotty me contó un d’os suyos suenios. Yera en una casa de campo y amaneixeba un caballo blanco que la miraba por a finestra. En ixo se dispertó.

—Quiero fer bella cosa pa amostrar-le nuestro pesar —dició Dotty—. Convidar-la a cenar, talment.

Pero pasoron os días y no faciemos brenca, ni Dotty ni yo, pa que venise a casa. Mary Rice tornó a treballar, solament que agora lo feba de día, en una usina. Yo la veyeba salir por o maitín y tornar poco dimpués d’as cinco. Sobre as diez d’a nueit s’amortaban as luces. En a cambra d’os ninos siempre yera baixada a persiana, y suposaba, encara que no podeba estar seguro, que a puerta remaniba zarrada.

Un sabado, enta finals de marzo, salié a desmontar os ventanos. En sentir rudio torné a cabeza y veyié a Mary Rice, que tractaba de remover a tierra con una pala en a parte de dezaga d’a suya casa. Levaba valons, lastico y un chapero de palla.

—Buen día —dicié.

—Buen día —dició—. No sé si me soi precepitando, pero tiengo muito tiempo libre, ya sabe, y bueno, pus ye a epoca de l’anyo que indican en o paquet. —Quitó d’a pocha un paquet de simients—: L’anyo pasau os míos fillos estioron vendendo simients por o vico. En limpiar os caxons trobé uns paquetz.

No le mencioné os que yo teneba en o caxons de la cocina.

—Fa tiempo que a mía muller y yo querebanos convidar-la a cenar —le dicié—. Le petaría venir un día d’istos? Ista nueit, si no tiene unatra coseta que fer?

—Bueno, por qué no. D’alcuerdo. Pero ni sisquiera sé cómo se diz vusté. Ni a suya muller tampoco.

Se lo dicié y dimpués le pregunté:

—Le pareixe bien a las seis?

—Quán? Ah, sí. A las seis ye bien. —Agafó a pala y removió a tierra—. Voi a seguir, a veyer si planto as simients. Iré a las seis. Gracias.

Torné a casa y le dicié a Dotty lo de la cena. Quité os platos y os cubiertos. Quan torné a mirar por a finestra Mary Rice s’heba ficau en casa, ya no yera en o chardín.


Somos el futuro——————–P-18 (3:23)


Segunda Parte: A CANTINA.

Calandario? L’actual. Cheografía? Qualsiquier cantón d’o mundo.

Vusté no sabe bien a bien por qué, pero camina d’a man d’una nina. Ye a punto de preguntar-le a án s’endrezan, quan pasan frent a una gran cantina. Un gran letrero luminoso, como que o telladet d’un cine, declara: “A HISTORIA CON MAYUSCLAS. Cantina-tabierna”, y mas abaixo “No s’admiten mullers, infants, indichenas, desemplegaus, otroas, ancian@s, migrants y demás refusables”. Bella man blanca ha adhibiu “In this place, Black Lives does not matter”. Y unatra man varonil sumó: “Mullers pueden dentrar si se comportan como hombres”. A os costaus d’o establimiento, s’amuntonan calavres de mullers de todas as edatz y, si s’ha de chudgar por as ropas feitas xalapons, de todas as clases socials. Vusté s’atura y, conformada, a nina tamién. S’asoman por a puerta y veyen un desorden d’hombres y mullers con modos masculins. Sobre a barra u mostrador, un varón esgrime un bate de beisbol y con ell menaza a dreita y zurda. A moltetut ye clarament dividida: en un costau qui aplauden y en l’atro qui aucan. Totz son como que briagos: a mirada furiosa, a baballa escorrendo-les por a barba, o rostro enroyiu.

S’amana a vusté qui ha d’estar o portero u bella cosa asinas y le pregunta:

“Quiere pasar? Puede trigar o bando que faiga goyo. Quiere aplaudir u criticar? No importa quál trigue, le guarenciamos que tendrá muitos seguidors, likes, dedos gordos en alto y mas aplausos. Vusté será famoso si se le ocurre bella cosa inchenyosa, sía a favor u en contra. Y encara que no sía muit intelichent, ye pro con que faiga rudio. Tampoco importa si ye cierto u falso o que chile, siempre que chile fuerte”.

Vusté avalúa a ofierta. Le sona atractiva, sobre tot agora que a vusté no le sigue ni o can.

“Ye perigloso?”, aventura vusté con timidez.

O portero lo tranquiliza: “De garra traza, aquí reina a impunidat. Veiga vusté a qui ye en redolín a o bate. Diz qualsiquier fatera y uns le aplauden y atros lo critican con atras fatezas. Quan ixa persona remate o suyo redolín, unatra puyará. Ya le dicié dinantes que no ameneste estar intelichent. Ye mas, a intelichencia aquí ye un estorbo. s’Anime. Asinas s’ixuplida d’as malotías, d’as catastrofes, d’as miserias, d’as mentiras feitas gubierno, d’o maitín. Aquí a realidat no importa en realidat. O que vale ye a moda en redolín”.

Vusté: “Y de qué discuten?”.

“Ah, de qualsiquier coseta. Totz dos costaus s’empenyan en frivolidatz y estupideces. Como que que a creyatividat no ye lo suyo. Y asinas.”, responde o guardia mientres uella, temeroso, a l’alto d’a edificación.

A nina sigue l’adreza d’a mirada y, sinyalando a lo mas alto de l’edificio, an s’aconsigue a veyer un piso completo -tot veire espiello-, pregunta:

“Y ixos d’allá alto son a favor u en contra?”

“Ah, no”, responde l’hombre y adhibe en un mormosteo: “Ixos son os duenyos d’a cantina. No amenesten manifestar-se por brenca, simplament se fa o que ells mandan”.

Difuera, mas enta allá en o camín, se mira un grupo de personas que, suposa vusté, no tenió intrés en dentrar a la cantina y siguió o suyo camín. Unatro tanto sale d’o establimiento con molestia, mormostiando: “ye imposible razonar astí adintro” y “en cuenta de “A Historia”, habría de clamar-se “A Esteria””. Riden, s’aluenyan.

A nina se le queda mirando. Vusté dubda…

Ella le diz: “Puetz quedar u seguir. Solament fe-te responsable d’a tuya decisión. A libertat no ye solament poder decidir qué fer y fer-lo. Ye tamién fer-se responsable d’o que se fa y d’a decisión presa”.

Sin decidir-se encara, vusté le pregunta a la nina: “Y tu a án vas?”

“A o mío lugar”, diz a nina, y extiende as suyas manetas a l’orizont como decindo “a o mundo”.

Dende as montanyas d’o Sudeste Mexicano.

O SupGaleano.
Ye Mexico, ye 2020, ye aviento, ye maitinada, fa frío y una luna plena mira, enlucernada, cómo as montanyas s’incorporan, se remangan un poquet as senaguas y a bonico, muit a bonico, se chitan a caminar.



D’o Quaderno d’Apuntes d’o Gato-Can: Esperanza le conta a Defensa un suenio que tenió.

“Ye por ixo que soi adormida y soi soniando. Claro lo sé que soi soniando porque soi adormida. Alavez, ye por ixo que lo miro que soi muit luen. Que i hai hombres y mullers y atroas muit atros. Que sía que no los conoixco. Que sía que charran una luenga que no entiendo. Y tienen muitas colors y modos muit distintos. Fan muita bulla. Cantan y bailan, charran, discuten, ploran, riden. Y no conoixco brenca d’o que miro. I hai construccions grans y chicotas. I hai arbols y plantas como os d’aquí, pero diferents. Muit unatra a minchada. U sía que tot muit raro. Pero lo mas extranyo ye que, no sé por qué ni cómo, pero lo sé que soi en a mía casa”.

Esperanza queda en silencio. Defensa Zapatista remata de prener apunte en un o suyo quaderno, se le queda mirando y, dimpués d’uns segundos, le pregunta:

“Sabes nadar?”.

Doi fe.
Guau-Miau.

Brindis de Tabierna————-Lurte(5:49)

Seguiremos informando, la luita sigue. Y, por agora, iste ha estau o suenio de hue. Ya sabes que, si t’ha feito goyo, t’aspero o proximo mierques en Radio La Granja, en o 102.1 d’a FM. Entremistanto, nos veyemos en os suenios, nos ascuitamos en la Radio. Salut!!!!
Baby please don’t go/ Chiqueta, por favor, no vaigas——Brownie McGhee&Sonny Terry(3:14)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .