O Suenio d’o Dragón: Os maitins sangrantz

Ir a descargar

Cabecera———————————-(1:56)
Buen dia, si hue ye mierques as 11 d’o maitín, y somos en Radio La Granja, isto ha de ser….O
Suenio d’o Dragón.
Dende o vico de San José, en Zaragoza, Ciudat Prisión, a ciudat do s’amortan os suenios y
prencipian as barucas.
Prencipiamos!!!!
Sueños Olvidados/Suenios ixublidaus—————Alpujarra libre (4:19)
Mosica de fundo——-Des Lendemains qui saignent/ Os maitins sangrantz———-Dominique
Grange/ Jacques Tardi
976 36 88 94/ OSDD #689 98 06 27
Bueno, empecipiamos hue recordando-tos que hemos feito un calandario d’o 2021
Hemos contau con 13 buens amigos ara Bea, Barbara Abyss, Ita Rasquin, Gaudi Ramone, Vázquez,
María Puñales, Furillo, Jorge Rueda, Carlos Canales, Jorge Valero, Carlos Colás y Begoña Simón.
Si os cuentas veyerás que falta un, a portiada, pero ixo nos l’alzamos dica o momento en o qual o
calandario sía en a carrera.En preorder u encomienda o calandario levará de regalo una chapa de
Radio La Granja y serán 7 €. Dimpués d’o 22 de noviembre, será bell euret mas.
Escribe a emisoraradiolagranja@gmail.com y te contaremos cómo fer o tuyo pediu.
contra l’egoísmo capitalista, solidaridat anti-faixista. Manifestación viernes 20 de noviembre a las
decinueu horas, organizada por a coordinadora anti-faixista de Zaragoza. Recuerda trayer a tuya
mascareta, se puede luitar y seguir estando aprevenid@s
Paths of Glory (1957). Carrerons de gloria
O patriotismo ye o zaguer cubillar d’os covardes (Samuel Johnson).
Inicialment, a Paramount mercó os dreitos d’a novela con a ideya de tresladar l’acción a la Rusia
zarista, pero o prochecto no plegó a realizar-se. O guión pasó por quantos estudeos en os quals estió
refusau. A Metro-Goldwyn-Mayer estió amán d’asumir o prochecto, plegando a ofrir o paper
protagonista a Gregory Peck, que l’acceptó una vegada Kirk Douglas heba accediu a ixo. Estió
gracias a Douglas que o prochecto podió salir adebant, pus quan leyió o guión, fació emplego detoda a suya influencia pa que o prochecto abanzase, y, ya con o suyo emparo, a United Artist
decidió financiar-la con un curto presupuesto, de 850 000 dolars.
Pa la redacción d’o guión, o productor James B. Harris y Stanley Kubrick encargoron o treballo a o
novelista Jim Thopmson y a o guionista Calder Willingham. O guión orichinal conteneba un final
feliz que acabó estando modificau dica estar o que amaneixe en a cinta, y nunca veyió a luz, ya que
se tractaba mas bien d’un meyo de preservar a conclusión real y d’obtener o beneplacito d’a
productora, a United Artist, que os suyos miembros, entusiasmaus con a cinta, no releyioron o guión
final y no protestoron por a modificación.
A cinta se rodó en Baviera, en os estudeos Geiselgasteig, debant d’as dificultatz d’estar rodada en
Estaus Unius y, pro, en Francia. As seqüencias belicas y d’as trincheras se rodoron entre abril y
mayo de 1957 en as cercanías de uchheim, amán de Múnich.
Como que en a mayor parte d’a suya obra, o relato de ‘Carrerons de gloria’ ye dividiu en tres actos
bien diferenciaus que en ista ocasión, gracias a una prodichiosa cohesión, funcionan como unidat en
a quala tot queda perfectament zarrau. Ixo queda bien patent por un guión perfecto en o qual
Kubrick y os suyos dos aduyantz contrimostrarían una gran capacidat de sintesi, bella cosa que o
director no tornaría a aconseguir en posteriors realizacions.
O primer bloque amuestra como os soldaus d’un rechimiento francés en primera ringlera de batalla
reciben a orden de prener un tozal impracticable. Dimpués d’ixa acción imposible s’amaga l’avaricia
d’un cheneral que mesmo presenciando una redota anunciada ordena disparar contra os suyos
propios hombres que se retiran debant d’a imposibilidat d’abanzar, orden que ye refusada por
l’oficial d’artillería por a gravedat d’a mesma. Encarranyau, o cheneral ordena un consello de guerra
contra os suyos hombres incapaz d’acceptar que a culpa estió suya.
O segundo bloque narra a esleción a o l’azar de tres hombres de l’exercito francés pa estar chudgaus
por covardía debant de l’enemigo, una acusación tant ridicla como inevitable. A mayor parte d’iste
bloque ye un chudicio que resulta toda una pantomima, os tres hombres son chudgaus a muerte y
executaus debant d’a mirada impasible d’os suyos companyers y cómo no, d’o espectador, que a istas
alturas tiene un nyudo en o garganchón que tardará en desfer-se.
O zaguer bloque corresponde a una scena que estió a punto de no realizar-se y que suposa a
prencipal diferencia con o libro. Un tramo en o qual a modo de falsa esperanza o cheneral recibe o
suyo mereixiu y una estremoleixida seqüencia —prebablement un d’os millors finals d’a historia d’o
cine— se centra en as miradas d’uns hombres cansos de luitar a las ordens de dictadors que dan
ordens dende os suyos comodos despachos u dende trincheras protechidas.
Locura de guerra————————-Máximo volumen (2:15)
Esté pro citar os impresionants travellings que recorren o pasio d’o cheneral por as trincheras
infundindo una valor de mentira a os suyos hombres, y mas tarde a Dax (Kirk Douglas) antes de
salir a una muerte segura. A posterior batalla, camera a o huembro y uso d’o zoom pa enfocar as
reaccions de Dax, tot ixo enlazau con un d’os travellings laterals mas impresionants que s’haigan
visto. A ixarrallón d’os hombres de l’exercito francés que abanzan debant d’un enemigo que nuncaveyemos porque no ye necesario, de forma realista y contundent. Pocas cintas han retratau a horror
d’o combate con tanta precisión como que ista.
En a scena d’o chudicio Kubrick se vale d’un gran salón filmau de forma imponent, aumentando la
menaza que se cerne sobre os tres infelices que son chudgaus por covardía pa dar eixemplo a
l’exercito. Un gran tablero de xadrez en o qual se chuga sin compasión, y por motivos absolutament
ridiclos, con a vida d’os tres acusaus, meros chornalers dentro d’a dictadura militar. En o momento
d’o discurso de l’advogau defensor, paper que prene Kubrick, sitúa a camera dezaga d’os acusaus y
con un cudiau baleyau de camera enfoca a Douglas qui recita o suyo inutil discurso tenendo en
mente solament a os suyos tres protechius. Pa o fiscal y os chueces a vida d’aquells no tiene
importancia, solament a honor y a dignidat —mal entendius— de l’exercito francés.
A ya comentada scena final, a d’o canto d’a choven mesacha alemana —interpretada por Christiane
Harlan que se convertiría en a tercera esposa de Kubrick—, ye un prodichio de montache. A traviés
de primers y meyos plans veyemos como un grupo de soldaus franceses se divierten en una tabierna
tal vegada por zaguera vegada antes de salir de nuevo a combatir. O duenyo d’o local presienta a
una espantada choven pa que interprete una canta. Os soldaus como locos chuflan y chilan alteraus
por a presencia d’una muller guapa mientres ista prencipia muit feblement una cancioneta alemana
que poco a poco va convertindo-se en a prencipal protagonista. Os soldaus se van callando y un a
un van unindo-se a la mesacha en o canto. Ye o dolor d’un lugar fundiu y feriu que veye o mesmo
dolor en l’enemigo. Primers plans de beluns d’ells plorando no pueden estar mas descriptivos. Dax
observa a scena dende difuera, y antes d’ir-se entachona una riseta comprendendo que en l’exercito i
hai espacio pa la humanidat, muit chicot, muit breu.
Tanto a cinta como que a novela orichinal son parcialment inspiradas en escayecimientos reals: a
execución entre a Primera Guerra Mundial, por insubordinación, de quatro soldaus d’a Brigada 119
d’infantería de l’Exercito francés. As execucions estioron declaradas improcedents, y os soldaus re-
habilitaus en 1934, dimpués d’a reclamación d’as suyas familias, dos d’as qualas recibioron una
indemnización d’un franco, mientres que as dos restantes no recibioron reparación beluna. O
comandante d’a brigada, cheneral Géraud Réveilhac, dio evidents muestras de disprecio por a vida
d’os suyos hombres. En febrero de 1915, dimpués de tres intentonas fallidas de prener una posición
enemiga, ordenó a l’artillería bombardiar as trincheras francesas pa obligar a las suyas tropas a
atacar, a o que o comandant d’as baterías se negó sin una orden por escrito; mas tarde, ordenó
repetir un ataque aducindo que ixe día no s’heba aconseguiu o porcentache de baixas considerau
como acceptable.
Lapin Billy S’en Va T’en Guerre/Lapín Billy s’en va a la guerra—-Ludwig Von 88 (2:20)
A cinta, manimenos a suya modesta recaudación, estió tot un exito de critica, estando considerada
encara hue una d’as millors cintas de Kubrick y un clasico intemporal anti-melitar. Pa Roger Ebert,
critico d’o Chicago Sun-Times, Paths of Glory «estió a cinta con a quala Stanley Kubrick dentró en
o rango d’os grans directors, que no abandonó nunca».
O feito que amostrase de forma escarnada a puerca realidat d’a guerra, en a quala a ormino a muerte
de sers humans sirve pa satisfer ambicions personals y ascensos en a hierarquía de mando, la
convirtió en una cinta extremadament incomoda. Encara que estió enguerada sin problemas en EE.UU., o film empecipió a tener-los quan estió enguerau en Europa. A suya prochección, en 1958, en
Bruselas, desencadenó importants incidentz por as presions d’as autoridatz francesas y d’as
asociacions d’ex-combatientz franceses y belgas, que se negaban a acceptar a imachen que se
prochectaba de l’exercito francés. As presions d’o consulau francés aconsiguioron que se suspendese
a prochección d’a cinta, o que a la suya vegada encendió las protestas antimilitaristas.
As presions francesas aconsiguioron que a United Artists clamase a la suspensión d’a prochección
pa ficar una nota explicativa y l’himno d’«A Marsellesa» a l’inicio y o final d’o film. Con ista
anyadienza, a cinta tornó a prochectar-se en Bruselas. Manimenos, Suiza prohibió a suya
prochección y a United Artists simplament no s’atrivió a presentar a cinta en Francia dica 1972.
Finalment estió enguerada en o país galo en 1975. En Espanya calió asperar dica octubre de 1986 pa
que se prochectase como que una retrospectiva de Kubrick, ya que un sinyor baixet y de mostaixa
prohibió l’enguero d’o film, y iste no se produció dica once anyos dimpués d’a suya muerte. A cinta
tamién se prohibió en Marruecos y Canadá.
Kubrick siempre declaró que yera una cinta que charraba de sentimientos y ixa ye precisament una
d’as suyas virtutz:
A cinta, dicié, no transmite mensache belún. En garra caso ye una cinta que vaiga en contra ni a
favor de l’exercito. Como que maximo, ye una cinta contra a guerra, que puede levar a os hombres a
semellants conflictos de consciencia.
Don’t send you child to war/ No ninvies a o tuyo fillo a la guerra—————-Charlie Parr (3:37)
Bien, o zaguer mierques tos estié charrando d’o comic de Tardi Puta guerra. A resultas d’isto, tos
querría charrar d’un libro disco, Des lendemains qui saignent,Os maitins sangrants. O titol d’o disco
viene d’una expresión francesa, ista expresión amaneixe en o texto d’una canta escrita por Paul
Vaillant-Couturier en 1937. Estió represa por Gabriel Péri en a carta de despedida que endrezó a la
suya esposa en 1941, antes de recibir un disparo: A ormino he pensau, anueit, en o que dició con
tanta razón a mía quiesto Paul Vaillant-Couturier, que o comunismo yera a choventut d’o mundo y
que preparaba maitins cantarinas.
Manyana voi a preparar ixe canto.des lendemains qui chantent, referindo-se a un futuro
esperanzador, un futuro que, obviament, no se cumplió.
Ye una colección de diez cantas pacifistas y antimilitaristas dreitament ligadas a la memoria d’a
Gran Guerra. Reunius por primera vegada en una obra ricament ilustrada (Tardi) y muit bien
documentada (Verney), se succeden en un orden basau en a cronolochía d’o conflicto de 14-18. Tres
d’istas cantas estioron componidas recientment por a cantaire Dominique Grange. Os de demás, de
prochectos de lei mas antigos, son presos d’o repertorio de cantas compromesas u mesmo
subversivas escritas a lo largo d’o sieglo XX. Si beluns s’han feito famosos (a canta de Craonne, No
tornarás, O Desertor), o mrito d’os autors radica en haber sabiu desenterrecar textos menos
conoixius u mesmo totalment ixuplidaus que, en enfrontinar-se entre ell, tornan toda a suya fuerza.
significau pa o discurso critico sobre a Primera Guerra Mundial. Si o peludo /poilu sigue estando la
figura central d’istas cantas que con mayor freqüencia denuncian o suyo martirio, a muller se
destaca como l’atra victima significativa d’o conflicto como esposa u mai esconortada por a muerte
d’o fillo u de l’hombre n’o frent. (Deixa-me pasar, centinela y A huelga de mais).En concreto, a siguient canta, Au ravin des enfants perdus/ En o barranco d’os ninos perdius (Canta
pa Vauqois). Vauquois ye una población y comuna francesa, en a rechión de Lorena, departamento
de Mosa, en o districto de Verdun y cantón de Varennes-en-Argonne.Butte, montículo, de Vauquois.
Se tracta d’o tozal an s’edificó o lugarón inicial, que dominaba dende a suya cima a redolada. Por
ixo estió obchecto de combates entre a Primera Guerra Mundial que la destruyoron totalment. A
población actual se troba a los pietz d’iste cabezo.
A canta, mas u menos diz lo siguient:
Boira sobre a selva d’Argonne
L’aire bufa enta Montfaucon
Aquí somos luego en agüerro
Pero a guerra ignora as estacions
Manyana la luita s’enfurexerá
Cayerá una plevida de fuego
Tachar un lugar d’o mapa
En o tozal de Vauquois
Ya no canta garra muixón
En o barranco d’os ninos perdius
En o barranco d’os ninos perdius.
A plevida dio paso a la nieu
En arbols con troncos carbonizaus
Pa o placer d’os estrategas.
A guerra dimpués estió enronada
En Vauquois baixo os muntons de ruinas
Cavamos sapia y galerías
Entre quatro anyos a guerra d’as minas
Escupirá muerte sin tregua
Ya no canta garra muixón
En o barranco d’os ninos perdius
En o barranco d’os ninos perdius.Pedullos, alimarias y bardoma
A pudor, as ratas, o bardo
Pietz podrius en zapatos
O bombardeyo que te torna loco
O espanto abraza a os camaradas
Morir lpor anzallamas turrau
Con gas mostaza, granada
A suya fuesa comuna ye a trinchera
Ya no canta garra muixón
En o barranco d’os ninos perdius
En o barranco d’os ninos perdius.
En l’abominable estrapalucio
Asaltando día y nueit
Os hombres cayen, incontables
Y agonizan sin aduya
A terror dimpués d’o ixarrallón
Os gritos d’os ferius, os moribundos
Muitos d’ells no tendrán más fuesa
Que un campo de bardo empapau en sangre
Ya no canta garra muixón
En o barranco d’os ninos perdius
En o barranco d’os ninos perdius.
En os craters d’o campo de terror
En as abreduras d’os foraus d’as conchas
Insectos, arboles y flors
Levaus con os peludos
Ista naturaleza, istos seres de carne
Cómo quitar-los de l’ixuplido?
Refusando todas as guerras
As de maitín, as de hueNo queremos mas d’iste sufrimiento
A vida remata an prencipia a guerra
Ya no canta garra muixón
En o barranco d’os ninos perdius
En o barranco d’os ninos perdius.
Y ya pa rematar por hue, tos quiero leyer un cuento de Madeleine Vernet, una falordia, ya sabetz, no
pa ir-se a adormir, si no pa soniar revolucions:
Os dos facendaus
En bell país d’America viviban dos facendaus immensament ricos que as suyas propiedatz vastismas
mugaban. L’un cautivaba a canya de zucre, l’atro o café. As suyas plantacions yeran soberbias y
magnificament cudiadas por esclaus negros.
A lei d’aquell país prohibiba a os amos d’esclaus que vendesen as crías d’os suyos negros y que se
desembarazasen d’os suyos servidors baixo desincusa de viellera. En mercar un esclau, l’amo veniba
obligau a conservar-lo dica que morise. O dominio de cada colono formaba d’ista suerte un chicot
Estau.
Pero succedió que un día o facendau d’o café y o facendau d’a canya de zucre notoron que
aumentaba siempre o personal que heban d’alimentar, sin obtener por isto mas abundants culles. I
heba, pus, exceso de gastos y disminución de beneficios.
Os dos plegoron a estar pensativos.
O facendau d’o café tenió una ideya: aumentó a tarifa d’os productos.
—D’iste modo, pensaba, cubriré a diferencia.
Y chugando a las cartas con o suyo vecino, o facendau d’a canya de zucre, le confió o suyo remeyo.
—Ye excelent, dició l’atro; yo voi a imitar-tos.
Totz dos elevoron os pres d’as suyas mercaderías; pero como que totz os Estaus d’America no yeran
sozmetius a la mesma lei, os atros productors no aumentoron os pres y os nuestros dos facendaus no
podioron vender os suyos culles.
Habioron de resignar-se a vender a o pre d’o mercau, como que os atros, y se debatían os sesos pa
trobar unatro remeyo.
A la suya vegada, o facendau d’a canya de zucre tenió una ocurrencia.
— Reduzcamos l’alimentación d’a nuestra chent.
—Eureka! chiló o vecino.
Os alimentos estioron reducius. Los reducioron dica l’estrictament necesario pa la vida.
Pero tamién ista vegada o resultau estió malo: os negros, malament alimentaus, se rendían y o
treballo se resentía d’ixo. De traza que, si i heba una disminución de gastos, i heba tamién
disminución de beneficios.
S’ensayó alavez persuadir a os negros que no se chuntasen con as suyas companyeras, que no
tenesen fillos, dica se rodioron as suyas unions d’una serie de complicacions y dificultatz. Pero
os infelices —no tenendo unatro placer, como que deciban—, quereban, manimenos tot, tener una
muller y teneban fillos, manimenos tot.
A situación yera siempre mala. Y dica s’agreviaba. Maltrataus, malament alimentaus, os negros
prencipiaban a mormostiar y cruciaban por os suyos celebros veleidades de rebeldía.
Os dos facendaus veyeban con terror amanarse a hora d’una insurrección. Qué succedería? Serían os
negros capaces d’apoderar-se de todas as riquezas que o suyo treballo heba produciu?Yera necesario a tot trance conchurar o periglo. Os dos facendaus se reunioron y, dimpués de chugar
unatra partida, con acompanyamiento de tazas d’excelent moka —con o café de l’un y o zucre de
l’atro—, convinioron en un tercer remeyo, que qualificoron de infalible. Asinas, restablida a suya
tranquilidat, se despidioron con un apretón de mans.
A l’atro’l día, visitando o limite d’a suya propiedat, o facendau d’o café notó que as ca nyas de zucre
s’heban apoderau d’una faixa de terreno que, seguntes ell declaraba, le perteneixeba.
En seguida, ninvió una delegación de negros a requerir a o suyo vecino, que vinió escoltau por una
delegación d’os suyos.
— Este ye o caso, dició en ton agro o facendau d’o café; vuestras canyas invaden o mío terreno.
—Perdonatz, replicó l’atro no en ton menos acerbo; ixe terreno me perteneixe.
—Nunca; miratz an son os peirons.
— Sinyor mío, os limites han estau cambiaus y yo tos acuso d’haber-los tresladau pa buscar-me
pleito.
—Os míos fidels amigos, dició alavez o facendau d’o café tornando-se a os suyos negros, yo tos
prengo por testigos de l’insulto que se m’acaba de fer.
— Y vusatros, os míos buenos camaradas, dició l’atro facendau a os suyos esclaus, yo tos ruego que
faigatz constar que os fitos han estau cambiaus de puesto.
—Ye bien, sinyor, replicó l’insultau, habretz de dar-me a razón bien luego.
—No tos temo, respondió con altivez o facendau d’as canyas.
Totz dos se saludoron inflexibles y s’aluenyoron seguius d’as suyas delegacions de negros, muit
contentos y orgullosos por haber estau tractaus por os suyos amos de fidels amigos y de buenos
camaradas.
Por a nueit, en as humils cabanas negras d’as dos plantacions, os esclaus —muit sobre-excitauss por
uns vasos de ron, muit chenerosament distribuius— no se charraba mas que d’honor ofendida,
d’honor a vengar, de dignidat ferida, etc…
—Cal vengar a l’amo, deciban.
— Somos prestos a morir por o buen amo, encariban os mas sentimentals.
Y os dos facendaus, habendo saliu a fer una gambada por dezaga d’as miserables barracas,
esbotaban de risa, en pensar qué buen remeyo heban trobau por fin.
A o maitín siguient, o facendau d’o café ninvió a delegación d’os suyos negros a declarar a guerra a
o suyo vecino o facendau d’a canya de zucre.
— Sobre-tot, os míos fidels amigos, dició, brenca de concesions. Hemos estau ofendius y cal lavar
la inchuria.
— Oh! amo, quedar tranquilo, respondioron os buens negros; nusatros querer morir por vengar a
honor de l’amo.
Por a suya parte, o facendau d’a canya heba recomendau a os suyos buenos camaradas esclaus que
no fesen concesions y estasen muit firmes.
— Contrimostratz que sotz hombres! declamaba con un ton soberbio.
Plenos d’argüello por iste calificativo d’hombres, ells a qui s’acostumbraba a tratar como cans, os
negros d’o segundo facendau recibioron muit mal a os suyos concheneres vecins. Les maltratoron,
les clamoron bandius! y ladrons! —estioron hombres, en fin, por l’odeyo y a violencia— y a guerra
estió declarada.
A l’atro’l día tot heba rematau. En as dos plantacions, as tres quatrenas partes d’os negros yeran
muertos, tendius sobre o goso. S’heban batiu con forcas, con xadons y con astrals. Qualques negras
heban quiesto mezclar-se y os suyos calavres chaceban chunto a os d’os suyos companyers. Atras
negras, achenulladas sobre o campo de matanza, ploraban silenciosament, pretando en os suyos
brazos chicotz negretz.
En o dominio d’o vencedor —o facendau d’o café— una negra, manimenos, no ploraba. Feroz,
miraba a o suyo mesache, muerto, a os suyos pietz, y a o suyo hombre feriu, posau en una cadiera,
amán d’ella.
Pasó l’amo.—Miserable! chiló a negra; tu haber matau o mío fillo.
—Ye una gran desgracia, dició l’amo con dulzor; pero has d’aconsolar-te, a mía pobre viella,
pensando que hemos aconseguiu a victoria.
— Tu tener a victoria, nusatros no —replicó a viella, con ira—; nusatros quedar esclaus, como que
dinantes.
—Pero hemos vengau a nuestra honor ofendida, declaró encara l’amo.
A viella esclauvaferiudase devantó:
—Tu nos has burlau con a tuya honor. Tu estar un asasino.
—Sí, tu estar un asasino, repitió a negra. Beluns sobrevivientz s’heban aproximau. L’amo podió
leyer en os suyos rostros que les feban efecto as parolas d’os suyos companyers. Unatra vegada
sintió a insurrección muit proxima. A tot trance caleba producir una reacción pa aprevenir a
rebelión.
—Y vusatros sotz ingratos y traidors, dició con ton de chuez, y mereixetz a muerte d’os traidors.
Tiró d’o revólver, disparó dos vegadas y os dos esposos negros cayioron sobre o calavre d’o suyo
fillo.
En seguida, os que heban asistiu a ista scena, plenos a la vegada d’espanto y d’admiración, cayioron
de chenullos.
—Oh! amo, dicioron, buen amo!
— Devantar-tos, les dició iste. Entre ueito días no treballaretz. Fetz fermosos funerals a os vuestros
camaradas, gloriosament muertos por a honor d’o nuestro dominio. Yo tos prometo devantar un
bello monimento sobre a suya fuesa.
Os negros se devantoron, satisfeitos de perteneixer a un hombre tant cheneroso. Facioron fermosos
funerals a os suyos muertos, entonoron cantos de victoria y bebioron ron; dimpués, a o cabo
de ueito días, emprendioron de nuevo o suyo penoso treballo d’esclaus.
En a plantación vecina as cosetas ocurrioron con bella diferencia. Heban estau vencius.
O facendau d’as canyas de zucre condució a os sobrevivientz negros a o campo de batalla.
—Miratz, dició sinyalando-les a faixa de terreno que heba habiu d’abandonar, con as canyas, a o
suyo vecino vencedor—; miratz, se nos ha espullau. Tos hetz portiau como valients, pero a fatalidat
ha estau en contra nuestra.
—Buen amo, declaroron os negros, nusatros vengar un día nuestros camaradas muertos.
—Sí, amigos míos; prendremos a nuestra revancha quan o momento sía propicio. Entre tanto, fetz
fermosos funerals a os vuestros chirmans y no ixuplidetz que a suya sangre clama venganza.
Y os negros sobrevivientz, extendendo a man sobre os calavres, churoron preparar a revancha.
Facioron fermosos funerals a os suyos muertos, entonoron canticos feroces de venganza y bebioron
ron pa ixuplidar la redota; dimpués emprendioron de nuevo, tamién, o suyo duro treballo d’esclaus.
Dende alavez os dos facendaus ya no tienen inquietutz.
Quan os suyos esclaus vienen a estar masiau numerosos, quan temen una rebelión d’os suyos
negros, u quan amenesten fer-se temer, se meten d’alcuerdo, mientres chugan a las cartas, y con
pretexto d’a faixa de terreno a esfender u a reconquerir, u con desincusa de vengar os muertos,
lanzan un contra unatro os dos rabanyos de negros, que han acabau por qualificar-se mutuament
d’enemigos y se matan sin piedat.
Isto siempre tiene exito. Y siempre tamién dimpués de cada batalla, os dos facendaus, saboriando
una taza d’excelent moka —con o café de l’un y o zucre de l’unatro— se felicitan d’haber trobau por
fin o gran remeyo.
bueno, ¿qué tos ha pareixiu o cuento?. Bien se vale que no ye verdat, solament ye una falordia…
¿no?
Fight war, not wars/ Luita en a guerra, no en as guerras——————-Crass(00:42)contra l’egoísmo capitalista, solidaridat anti-faixista. Manifestación viernes 20 de noviembre a las
decinueu horas, organizada por a coordinadora anti-faixista de Zaragoza. Recuerda trayer a tuya
mascareta, se puede luitar y seguir estando aprevenid@s
Y dica aquí O Suenio dó Dragón de hue. Si tos a cuacau, nos ascuitamos o proximo mierque, nos
veyemos en os suenios. Salut!!!!
Baby please don’t go/ Chiqueta, por favor, no vaigas-Thin Lizzy (5:02)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .