Nada más que música – Leonard Cohen – Live in London

Sección del programa “Siéntelo con oído” con un solo objetivo, entretener. Para ello vamos a contar con el mejor aliado posible, la música, nada más y nada menos.

Ir a descargar

Hoy vamos a dedicar nuestro tiempo a escuchar un disco espectacular. Se trata del doble CD, Live in London, grabado obviamente en directo en Londres el 17 de julio de 2008, por nuestro héroe… Leonard Cohen.
Si, ya sé que aquí hemos dedicado algún programa al artista canadiense, pero, ¿creéis que no merece la pena invertir estos minutos, y más, en escuchar buena música? Pues eso, ya sabía que estaríamos de acuerdo.
Dance Me to the end of love

Hemos oído el primer corte del primer disco, Dance me to the end of love. Live in London se grabó en el concierto que Cohen dio en el O2Arena de Londres y que estaba incluido en la primera gira del músico en quince años. Los que tuvimos la suerte de verle en Zaragoza, dentro de esta gira, podemos asegurar que sus directos son, bueno, eran embrujadores.
El álbum incluyó veinticinco canciones interpretadas durante un concierto de dos horas y media, y supuso la primera publicación oficial en DVD de la carrera de Cohen.
Vamos a escuchar ahora Ain’t no cure for love, “No hay cura para el amor”, una canción en la que Cohen canta su amor indestructible a su amada a pesar de que todo haya salido mal, a pesar de haber hecho todo al revés, a pesar de todo… su amor no tiene cura.
Ain’t no cure for love

De las 25 canciones que atesora este disco es difícil, muy difícil, hacer una selección porque, seguro, te dejas algunas de las que no deberíamos prescindir. La elección del siguiente corte, Who by fire, está motivada porque, bueno, es buenísima y además tiene una participación estelar de nuestro vecino Javier Más que, como sabéis, hizo toda la gira con el maestro tocando la bandurria, el laúd, la guitarra de doce cuerdas y el archilaúd, un instrumento que viene a ser como un laúd bajo. Esta introducción no tiene precio.

Esta gira fue consecuencia de la lamentable salud financiera de Cohen. Su representante, Kelley Lynch, le había dejado sin un duro. Fue Lorca Cohen, hija del artista, la que descubrió irregularidades financieras, y cuando Cohen comprobó sus cuentas bancarias, observó que habían desaparecido más de cinco millones de dólares y que en su cuenta quedaban nada más que 150.000 dólares. Aunque ganó la demanda, al final no pudo cobrar absolutamente nada.
Y claro, así las cosas, no le quedó mas remedio que volver a la carretera.
Cohen es un maestro en lo que podríamos llamar la canción dislocada. Una que a primera vista va de chicas y da un quiebro y resulta ser un himno religioso o vete tú a saber. Un ejemplo es Suzanne. Porque vamos a ver, ¿de qué va Suzanne? Da para un comentario de texto. Veamos: comenzamos a escucharla y pensamos «Ah, Suzanne es una mujer, joven, atractiva, algo hippie, y Lennie anda detrás de ella, pero la cosa no sale, aunque duerme en su apartamento, quizá con ella, todo se deshace en una especie de malentendido erótico, y salen a pasear por el puerto de Montreal y comparten un momento mágico e intransferible y eso es todo». Y sabemos que algo de eso hay porque hemos leído aquí y allá que Suzanne es Suzanne Vaillancourt, una mujer de carne y hueso por la que Cohen sentía atracción, pero que era fruta prohibida porque era la mujer de un amigo. Pero entonces, ¿qué pinta la irrupción de Jesús en la segunda estrofa? … Eh?… A saber.
Suzanne

Cohen compuso Take this waltz a modo de versión en inglés del poema Pequeño vals vienés de Garcia Lorca, que pertenece a su poemario Poeta en Nueva York.
De todos es conocida la admiración que, por el poeta, profesó toda su vida, no en vano llamó Lorca a su hija.
Esta canción también ha sido versionada con la música de Cohen y la letra original de Lorca por Enrique Morente y Lagartija Nick en su disco Omega del año 1996, por Ana Belén en su Lorquiana de 1998, por Soleá Morente en 2013 y, últimamente, por Silvia Pérez Cruz con Raül Fernández Miró en su disco conjunto granada de 2014.
Esta es la versión de Cohen en directo.

Y nosotros, al compás del ¾ nos despedimos bailando este vals que nos ofrece Leonard Cohen, un músico y un poeta insustituible y, creo que, el álbum Live in London, también lo es.
Os espero a todos la semana que viene en la que estrujaremos, sin hacerle daño, un nuevo disco. Hasta entonces… BUENAS VIBRACIONES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .